16 diciembre 2016 Embarazo, Salud

obesidad en el embarazo

La obesidad se ha convertido en uno de los más graves problemas de la salud pública. Los excesos y descontrol en la alimentación, el sedentarismo o las extrañas modas nutritivas, ha conseguido que un gran número de la población haya dejado disparar su peso, abocando su salud a los graves riesgos y problemas que se presentan en esta situación.

Además de los niños, cuyo peso ha ascendido de forma alarmante, también nos encontramos con las embarazadas. A pesar de lo importantísimo que es mantener un control adecuado de nuestro peso, durante esa época, la tendencia suele ser la contraria. Nos relajamos, nos dejamos llevar por los caprichos e incluso pensamos que esos kilos de más no sólo son normales si no, también, necesarios. Precisamente un informe, realizado semanas atrás, indica que más de la mitad de las embarazadas españolas sufren obesidad o sobrepeso, característica que no es nada recomendable ni beneficiosa para su bebé.

No es bueno engordar más de 12 kilos

Se trata de un informe realizado en conjunto, por distintas entidades sanitarias de nuestro país, y que ha puesto de manifiesto la grave situación en la que se encuentran miles de mujeres en España. De hecho, y según los datos, entre el 50 y el 60 por ciento, estarían más allá del propio peso recomendado.

Aunque la ganancia de peso es fundamental durante el embarazo, el tope estaría en los 12 kilos, que vendría a ser el nivel máximo de ganancia. Sin embargo, estas cifras en nuestro país no se cumplen del todo. Con los datos que han ido recavando en estos meses, se ha podido comprobar que el 23 por ciento de gestantes españolas sufren sobrepeso, y el 22 por ciento padecen obesidad. En ambos casos se produce debido a los kilos de más que la mujer acarreaba antes de quedarse embarazada, o a esos otros que se van acumulando a lo largo de los nueve meses.

sobrepeso en el embarazo

Mayores riesgos de salud para la madre y para el bebé

Desgraciadamente, todavía se sigue manteniendo la errónea idea de que, durante el embarazo, hay que comer por dos. Precisamente esta mala práctica, desemboca en graves problemas a los que se enfrentan las embarazadas con exceso de peso: preeclampsia, mortalidad perinatal o diabetes gestacional.

Pero también los bebés sufren las consecuencias de la obesidad de su madre, ya que tienen muchas más posibilidades de ser obesos a lo largo de su vida, además de otras complicaciones de salud.

Vía | Ecodiario
Fotos | Pixabay – Trestletech y Ok chicas

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *