31 diciembre 2008 Parto

scream

Es normal que cuanto más cerca del parto nos encontremos, más temores, dudas, preguntas y miedos nos afecten. ¿Irá todo bien? ¿Será parto natural? ¿Y si me tienen que hacer cesárea? ¿Tendrán que utilizar fórceps? ¿Será rápido? ¿Cómo será mi bebé? ¿Me harán la episiotomía? ¿Tendrán que darme muchos puntos?. Vamos, tengo más miedo que la prota de Scream

Como veis es un auténtico mar de dudas y ninguna tiene respuesta con antelación. La incertidumbre que genera hace que no duerma por las noches y que no haga nada más que preguntarme si me enteraré de la rotura de bolsas o de las contracciones. Todo el mundo me dice que sí, así que trataré de relajarme.

Mi marido está más tranquilo, debe ser su naturaleza. Yo por el contrario, necesito tenerlo todo bajo control y estoy viendo que como esto es imposible… pues no me relajo y mis nervios son cada vez mayores con cada día que pasa.

Si lo pienso fríamente y no me dejo llevar por mis emociones, por un lado, no voy a poder hacer nada, nada más que dejarme hacer por los profesionales que me atenderán. Por otro, me tendría que centrar en la ilusión que me hace poder disfrutar dentro de muy poquito de mi bebé.

Ahora, también es verdad que algunos comentarios (se dejaron un trozo de la placenta dentro o se subió un enfermero encima mío para hacer descender al niño), no ayudan mucho a mi tranquilidad. Mejor pienso en mi madre, mi suegra o mis amigas mamás que conozco y que han disfrutado o disfrutan de sus hijos y que incluso repiten.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. ¡Ya tengo la cuna! 24 marzo 2009
  2. Visitas guiadas por el hospital para embarazadas 28 noviembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *