5 octubre 2009 Fertilidad, Opinión, Padres y madres

Montar en bicicleta podría disminuir la fertilidad

Es sabido que tener una dieta con exceso de grasas y carnes procesadas, es desfavorable para la fertilidad masculina y que por el contrario, resultan muy beneficiosas las frutas, verduras, cereales y antioxidantes, que mejoran la calidad del esperma. Otros factores que se enumeran como agresivos contra la fertilidad, son los detergentes, herbicidas, fungicidas, plásticos y según los últimos estudios, la práctica rigurosa de ciertos deportes.

Alrededor de un 18% de las parejas alrededor del mundo, tienen dificultades para concebir durante el primer año, y en un 30% del total de los casos, se debe a la infertilidad masculina; según la Organización Mundial de la Salud, más de la mitad de los jóvenes españoles tendrían un esperma de una calidad inferior a la considerada como normal, por lo cuál se realizan frecuentemente estudios, con el fin de conocer mejor las posibles causas de infertilidad y determinar las soluciones más convenientes.

Uno de tales estudios, se enfocó específicamente en la relación entre la infertilidad masculina y el entrenamiento físico riguroso, cuyos resultados se expusieron en el Congreso de la Sociedad Europea de Reproducción y Embriología; los expertos analizaron el esperma de 15 atletas de triatlón, tras tres días de abstinencia sexual. Sus edades oscilaban alrededor de los 33 años y todos ellos venían entrenando una media de nueve veces por semana en los últimos años.

Al analizar sus muestras seminales, encontraron un 10% menos de los espermatozoides normales; de las tres disciplinas que componen el triatlón, la bicicleta es la que exige mayor tiempo de entrenamiento y sumado a ello, el organismo padece el estrés que se genera en el deportista por conseguir un nivel físico sobresaliente, lo cuál repercute negativamente en la producción de esperma.

En estudios anteriores se había ya propuesto que la exposición exagerada al ejercicio físico disminuye la fertilidad en hombres y mujeres, y en el caso de la bicicleta, se le atribuye a la fricción continua del sillín y el uso de ropa ajustada, que aumenta la temperatura de los testículos y desfavorece la producción de esperma. Los expertos aclaran que este inconveniente afectaría solamente a los deportistas profesionales, quienes dedican más tiempo a la bicicleta, mientras que los ciclistas ocasionales no deben temer por su fertilidad.

Vía l Consumer

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *