14 septiembre 2016 Otros

Momnesia

Ser madre es una de las experiencias más maravillosas y plenas que podemos disfrutar en la vida, pero también una enorme responsabilidad que no siempre podemos gestionar con la confianza y seguridad que quisiéramos. Aunque cada vida es un mundo y cada familia tiene sus propios recursos, lo cierto es que la maternidad no siempre es esa tarea idílica que nos quieren hacer ver, especialmente si se suma alguna complicación física o psíquica.

Para las madres primerizas se suma, además, la carga de encontrarse totalmente inseguras e inexpertas, a pesar de los consejos que nos regalan, o precisamente por ellos, el cuidado de los niños puede convertirse en una terrible responsabilidad que no sabemos bien cómo gestionar. No es extraño, por lo tanto, que nuestra cabeza esté ocupada en mil preocupaciones, cientos de dilemas y angustias varias que nos ocupan nuestro espacio de atención y concentración, es como si, de repente, hubiésemos perdido la memoria, lo que ya se conoce como Momnesia.

Pequeños olvidos cotidianos

La momnesia no es una amnesia total y definitiva, ni siquiera resulta preocupante. Le ocurre entre el 50 y el 80 por ciento de las madres, especialmente las primerizas y sus olvidos suelen estar relacionados con pequeños gestos cotidianos, algunas tareas, un dato que se les ha pasado por alto o esa cita a la que no han acudido por prestar poca atención.

Según los expertos, esta pequeña pérdida de memoria, está relacionada con los cambios hormonales, así que no es extraño que empiecen a manifestarse a partir de la semana 26 de embarazo y hasta que el bebé cumple su primer año. La prolactina, el estradiol o el cortisol crean una atmósfera en el cerebro de la madre haciendo que los recuerdos no terminen por asentarse.

Pero si además de eso también entendemos que con el embarazo, y el recién nacido, se descansa menos, las horas de sueño varían y la mujer empieza a sentir cierto vértigo ante el cuidado del pequeño y la responsabilidad ante su protección, entonces tenemos el cóctel perfecto para comprender este fenómeno.

perdidas de memoria

¿Qué hacer si descubro que tengo Momnesia?

Si te das cuenta que los olvidos son frecuentes y no se trata de una simple anécdota, puedes consultar con tu médico, seguro que él puede aconsejarte para seguir una serie de pautas. Afortunadamente, con la regulación de las hormonas, y según vaya creciendo tu bebé y te necesite menos, tu cerebro, atención y memoria, volverá sin problemas.

Es importante que descanses, puedes delegar en otros unos ratitos de disfrute con el bebé: las abuelas, las tías, las amigas… mientras ellas disfrutan del chiquitín tú puedes intentar dormir un rato. El aire libre es importante: nos despeja, nos hace tomar contacto con la naturaleza y suele ser el mejor relajante para desconectar de las inquietudes diarias. Si te lo puedes permitir, un poco de ejercicio físico también resulta estupendo para centrarte y desconectar del cuidado del bebé, incluso aunque sea en casa y a ratos breves.

Fotos | Baby Club Chic y Mother Care Club

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *