23 septiembre 2013 Embarazo, Salud

Síndrome piernas inquietas
Hacia final del embarazo es posible que notes una sensación extraña en tus extremidades, especialmente en las piernas. Es como un hormigueo que te causa especial desazón, llegando incluso a ponerte los nervios de punta. Se llama Síndrome de las piernas inquietas y es una afección neurológica que afecta a muchas embarazadas.

Aunque todavía se desconocen a ciencia cierta cual puede ser la causa, parece que está relacionado con la cantidad de hierro que tenemos en nuestro organismo. Este hormigueo puede ser causado por nuestro sistema nervioso cuando no le llega suficiente aporte de hierro al cerebro, no olvidemos que este mineral es uno de los que más varían durante la gestación. Pero también parece que hay una vinculación directa con causas genéticas.

Estas molestias suelen ser distintas para cada mujer, incluso en su localización. Algunas las padecen en las pantorrillas, en los muslos, en los gemelos… mientras otras, incluso, lo llegan a padecer en los brazos. La actividad hace que aparezcan con menos frecuencia, por lo que resulta interesante hacer algo de ejercicio adecuado a tu estado.

Los síntomas que vas a notar son: movimientos de las extremidades, inquietud motriz y un importante empeoramiento por la noche y durante el descanso. De hecho hay mujeres que tienen graves problemas para conciliar el sueño, teniendo que levantarse a pasear o frotarse las piernas para aliviar la desazón. Esto origina un cansancio generalizado que se va arrastrando durante todo el día. Intenta ser regular a la hora de ir a la cama y no consumas nada de cafeína, esto te ayudará a conciliar el sueño mejor.

Pero si con esto no es suficiente, lo mejor es que acudas a tu médico para contarle tu caso. Posiblemente puedas necesitar un aporte vitamínico: ácido fólico, hierro o B12, pueden ser esas claves milagrosas que te ayuden en la última etapa de tu embarazo.

Vía | Ella hoy
Foto | Tener buena salud

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 24 septiembre 2013
  2. Cómo evitar la retención de líquidos 18 noviembre 2016

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *