11 marzo 2017 Consejos

Las familias eligen tener un solo hijo por diferentes razones

Muchos consideran que las familias completas y felices deben tener al menos dos hijos, pero esto no es así, el concepto de familia ha cambiado mucho en los últimos años. En muchos hogares de España se puede ver como están compuestas por los padres y un solo hijo.

El 16,4 por ciento de los hogares solo tienen un pequeño, seguidos por un 15,3 por ciento que tienen dos hijos y sólo un 3,2 por ciento que tienen tres o más. Estos datos fueron dados a conocer por el Instituto Nacional de Estadística del año 2013.

Las razones que ocasionan estos cambios en las familias son variadas, en muchos casos se dan como consecuencia a que las mujeres comenzaron a incorporarse en el mercado laboral, además del retraso en la edad de concepción y el incremento en los divorcios, además de los problemas económicos que se atraviesan.

En la gran mayoría de los casos tener un solo niño es una elección voluntaria y las familias lo toman como algo normal y natural.

Mitos sobre los hijos únicos

Afortunadamente con el paso del tiempo van quedando atrás los mitos y los estereotipos relacionados a los hijos únicos. En la gran mayoría de los casos tener un solo niño es una elección voluntaria y las familias lo toman como algo normal y natural, sin tener la presión de agrandar la familia.

Pensamientos en los que se consideran a los hijos únicos como egoístas, solitarios o individualistas ya no se tienen en cuenta, en realidad estas características dependen de cada niño en particular y no tienen porque relacionarse al hecho de ser hijos únicos o no. Para que los niños sean más solidarios y no piensen en ellos solo tendremos que enfocarnos en su educación y crianza y no en tener o no tener hermanos.

Algunas investigaciones pudieron demostrar que los hijos únicos pueden ser más inteligentes ya que tienen una mayor atención y estimulación por parte de los padres. Son niños muy seguros, equilibrados y con una excelente autoestima. Además, al estar acostumbrados a ser el centro de la casa y tener la costumbre de jugar solos son buenos líderes de los grupos y son muy creativos.

También debemos tener en cuenta que cuando se tiene un solo niño la atención podrá centrarse en ellos, si bien esto le otorga al niño mucha confianza en sí mismo también podrán sentir una gran presión, los padres podrían idealizar mucho a los niños y hacerlo portador de todas sus expectativas.

Algunos padres, al centrar la atención en un solo pequeño, podrán caer en una actitud demasiado sobreprotectora que lo único que generará es un perjuicio en los niños.

Si quieres que tu hijo crezca sin convertirse en un niño muy exigente es importante evitar brindarle una atención excesiva. No hace falta que estés pendiente de los todo el día, desde muy pequeños será necesario establecer límites y aprender a decirles que no.

Vía | Webconsultas
Foto | Pixabay – Kisss

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *