6 junio 2017 Padres y madres

A qué le temen los padres

Los padres primerizos pueden tener algunos miedos relacionados con el nacimiento de su bebé, esto es normal y a todos nos ha pasado, incluso podemos decir que son sentimientos y temores que se repiten con cada embarazo y nacimiento.

En muchos casos estos miedos se relacionan con una mayor responsabilidad en el área económica, poder dedicarle el tiempo necesario al pequeño o ser un padre responsable y sensato. Tener un hijo es todo un desafío, una tarea poco fácil que se ira aprendiendo a medida va sucediendo. El dicho popular señala que ningún bebé viene con un manual debajo del brazo, y esto es realmente cierto.

Estadisticamente se ha podido ver que los miedos de las madres se relacionan más con los posibles problemas de salud, si estarán capacitadas para el cuidado del niño y los padres, por su parte, sienten miedo de cómo se llevará adelante la economía del hogar y se se podrá conllevar todos los gastos que implica una nueva vida, también los varones se muestran preocupados acerca de si tendrán o no el tiempo suficiente para pasar con los niños o si serán o no buenos padres.

Los miedos de las madres se relacionan más con los posibles problemas de salud.

Desde la Universidad de Northwestern, en Estados Unidos, se ha realizado una investigación gracias a la cual se pudo saber que el 10 por ciento de los padres primerizos pueden llegar a sufrir de depresión posparto, esto se debe a los miedos que pueden tener ante su nuevo rol.

¿A qué le temen los padres?

El factor económico es un desencadenante del estrés que podrán sufrir los futuros padres. Estadisticamente se pudo ver que el 20 por ciento de los padres primerizos se sienten inseguros al respecto, pero este no es el único factor.

A esta preocupación se suma la de no saber que necesita el bebé o no poder estar en la casa el tiempo necesario por razones laborales.

Cuando se les pregunta a los futuros padres, dentro de todas las opciones mencionadas, cuáles son las que colocarían en primer y en segundo lugar vemos que mencionan el hecho de no contar con el tiempo necesario para los pequeños y, en segundo lugar, vemos el miedo a un exceso de responsabilidad. En tercer lugar encontramos el temor ante la posibilidad de que el pequeño tenga algún problema de salud.

Muchos miedos están vinculados de manera directa al primer año de su vida, pero un miedo como el de si serán buenos padres los acompañará a lo largo de toda la vida. Es normal que los padres primerizos realizan un gran esfuerzo por hacer todo bien y no equivocarse, esto puede ser también bastante estresante ya que la vara estará muy alta.

Convertirse en padres es toda una aventura que vale la pena ser vivida, tanto para las mujeres como para los hombres. Las mujeres comenzamos a transitar la aventura unos 9 meses antes, cuando vamos viendo los cambios que se van dando en el cuerpo.

Vía | Español Babycenter
Foto | Pixabay – Public Domain Pictures

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *