30 julio 2014 Noticias, Salud

Madre con miedo
Es evidente que nuestros niños todo lo aprenden de nosotros. Además de su propia personalidad, la parte educacional viene marcada por todo aquello que ve y observa en nosotros día a día, actitudes que se van repitiendo día a día y que acaban por conformar su carácter. Uno de esos aprendizajes podría ser el miedo. Si nosotros le tenemos pánico a las arañas, por ejemplo, lo más probable es que acabe por temer a este insecto, pero ¿te imaginas que adopte ya esos miedos incluso antes de nacer?

Se trata de un estudio que nos ha llegado desde Estados Unidos y en el que han colaborado las Universidades de Michigan y Nueva York. Ha sido publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, y es la primera vez que se trata el miedo materno como una parte más de la herencia que transmitimos a nuestros pequeños. De momento el experimento se ha realizado con ratas de laboratorio y resultan especialmente curiosos sus resultados.

Para llevar a cabo este estudio se escogieron a una serie de ratones hembras a los que se les expuso al olor de la menta. A un grupo de ellas se les realizaron descargas eléctricas mientras que la olían, con lo cual les crearon una fobia ante este aroma. Más tarde las embarazaron y sus crías nacieron. Aquellos bebés ratones cuyas madres sentían aversión por el olor a menta, también se manifestaban temerosos ante este olor, algo que no sucedía con el otro grupo de bebés cuyas madres lo aceptaban con normalidad.

El director de este estudio es el psiquiatra y neurocientífico polaco Jacek Debiec, que compara estos miedos con aquellos que sufrían los hijos de los supervivientes al Holocausto nazi que, sin haber pasado por lo que sus padres, sufrían terribles pesadillas y auténticas fobias ante determinados comportamientos, sensaciones y lugares.

Este descubrimiento, en cuanto pueda realizarse en humanos, supondrá un gran avance dentro de la psiquiatría, pudiendo utilizar nuevos tratamientos y terapias para que estos traumas y fobias desaparezcan. De hecho, la mayoría de ellos, no vienen como resultado de una experiencia propia, si no de un “algo” inexplicable que, quizás, pudiera estar en el propio miedo de la madre.

Vía | AM
Foto | Mujer 1310

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 30 julio 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *