Mi bebé está estreñido

Mi bebé está estreñido

Escrito por: Sacra    17 abril 2009     5 Comentarios     2 minutos

Antes de determinar si nuestro bebé sufre de estreñimiento, debemos tener en cuenta que la regularidad es algo muy personal y variable. Hay padres que pueden pensar que si su hijo no hace de vientre todos los días es síntoma de no estar bien, en cambio debemos observar si nuestro pequeño no padece ningún malestar […]

Antes de determinar si nuestro bebé sufre de estreñimiento, debemos tener en cuenta que la regularidad es algo muy personal y variable. Hay padres que pueden pensar que si su hijo no hace de vientre todos los días es síntoma de no estar bien, en cambio debemos observar si nuestro pequeño no padece ningún malestar y las heces son, relativamente, blandas entonces no padece estreñimiento.

Por regla general, la causa de este mal suele ser la dieta. El sistema digestivo está diseñado para que funcione mejor con una dieta rica en fibra (frutas, verduras, cereales…) pero para muchos niños, lamentablemente, estos no son sus alimentos preferidos (al menos no los que ellos eligen). Otros, en cambio, se vuelven estreñidos cuando iniciamos el cambio hacia la autonomía en el control de sus esfínteres, de algún modo se niegan a deshacerse del pañal y las heces se les pueden impactar.

De todos modos no hay que perder nunca de vista que el estreñimiento puede ser signo de aviso de una serie de situaciones físicas y emocionalmente graves. Un bebé, al que se alimenta con pecho, no puede pasar más de dos días sin hacer de vientre, por lo tanto, siempre, debe ser examinado por un médico que será el que determine la gravedad o no de la disfunción.

Cuando el niño es un poquito mayor debemos tener en cuenta ciertos signos alarmantes, entonces la visita al pediatra ha de ser inmediata:

  • El niño tiene mucho dolor, el estómago lo tiene distendido y no come bien. (Podría tratarse de una obstrucción u otro problema en el intestino).
  • Hay sangre en sus heces.
  • Parece que retiene, de forma voluntaria, las heces por lo que se trataría de algún trastorno emocional. (Podría ocurrir durante la etapa de aprendizaje para controlar los esfínteres).
  • Al niño se le escapan las heces de forma accidental. Sucede, a veces, que cuando el niño las ha retenido durante un tiempo se produce la encopresis, situación en la que se pierde el control del esfínter.

Fuente | “Remedios caseros para niños” – Asesor: Dr. José Luis Vaquero (Ediciones Pirámide)


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.