13 marzo 2017 Lactancia

metodo kassing

Según la OMS es fundamental que los niños sean alimentados, al menos durante sus primeros meses, únicamente con leche materna. Sin embargo son muchos los factores que pueden impedir que esto se produzca. A pesar de la insistencia y de los beneficios que aporta, en muchos casos no se puede producir, al menos de forma única teniendo que ser apoyado por alguna que otra dosis de biberón.

Pero ¿cómo podemos apoyar su alimentación con el biberón sin perjudicar la lactancia materna? Una asesora de lactancia estadounidense llamada Dee Kassing, creó un método revolucionario en el que se daban una serie de pautas con las que el bebé podría tomar sus dosis de biberón, en momentos puntuales, sin rechazar el pecho de la madre.

Si el bebé prueba el biberón rechaza el pecho materno

La vuelta de la madre al trabajo, el bebé ha perdido demasiado peso y necesita un refuerzo con leche de fórmula, o no se agarra bien al pecho, o ha surgido un problema de salud y la madre ha tenido que ser ingresada…pueden ser algunos de esos factores que se presentan y que nos obligan a tener que recurrir al biberón para nuestro pequeño. Sin embargo no queremos abandonar del todo la lactancia materna y que sólo sea en momentos puntuales. Sin embargo, cuando el bebé prueba la textura de la tetina del biberón ya rechaza el pecho de la madre.

Es por eso que los expertos prefieren que, ante estos casos, se utilicen jeringas, cucharas o vasos especiales con el fin de que el bebé no se confunda. Sin embargo, si seguimos las pautas del método Kassing, puede resultar una buena opción.

Lactancia materna

El biberón con ritmo controlado

Para entender mucho mejor, y que sea efectivo, nos ofrecen las siguientes instrucciones que debemos seguir al dedillo.

  • La tetina del biberón debe ser totalmente redonda, la clásica de toda la vida. Debe ser de flujo lento y de unos dos centímetros de largo para que se ajuste bien entre el paladar blando y duro, estimulando la succión.
  • La postura es fundamental, por eso debemos mantenerlo erguido mientras le damos el biberón. El torso debe estar lo más vertical posible, así el niño distinguirá entre la toma del pecho y la del biberón. A su vez, el biberón tiene que estar colocado lo más horizontal posible.
  • El bebé debe hacer cuatro o cinco succiones y después le retiramos el biberón. Después le pasamos los dedos por la nariz, boca y mejillas para estimular el reflejo de búsqueda, del mismo modo que hacemos con el pecho. Cuando abra la boca entonces introducimos la tetina.

Vía | Consumer
Fotos | Netdoctor y Maternidad fácil

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *