30 agosto 2010 Consejos, Noticias, Salud

Que un medicamento no precise receta no le hace seguro
Los medicamentos que se pueden comprar sin receta en la farmacia, como los indicados para la fiebre o el catarro, dan a los padres una falsa sensación de seguridad. Al no necesitar indicaciones médicas muchos consideran que no pueden hacer ningún daño y los administran cuando no corresponde o en dosis equivocadas. Las consecuencias del mal uso de los medicamentos puede provocar el ingreso hospitalario del niño.

Aunque el estudio que vamos a contar se ha realizado en Australia los datos seguramente sean válidos para España. Todos hemos oído a otros padres que dan a sus hijos Apiretal o Dalsy al primer síntoma de catarro, sin consultar con el médico. A veces ni siquiera el niño está enfermo y lo usan con otros fines (no quiero dar ideas). La investigación australiana tomó datos del comportamiento sobre medicación a los niños de 97 adultos durante cinco meses, 53 madres, 7 padres y 37 trabajadores de guarderías con niños de 4 y 5 años.

Los resultados son impactantes, la autora del estudio Rebekah Moles explica que, el 44 por ciento de los participantes habría dado una dosis incorrecta y sólo el 64 por ciento fue capaz de obtener la dosis que pretendía dar. Nos dimos cuenta de que el 15 por ciento de los adultos habría dado una medicina sin tomar la temperatura del niño y el 55 por ciento la habría dado con menos de 38 grados de fiebre”.

Incluso cuentan que un padre comentó que si el paracetamol se vende sin receta no puede tener ningún riesgo dar una dosis doble, y se preguntaba que sería lo peor que podría pasar. Según los datos que manejan los autores del estudio, en 2008 en Australia hubo 119.000 llamadas a urgencias por intoxicación con medicamentos en niños. Un 48 por ciento fueron por sobredosis de los que el 15 por ciento necesitó hospitalización.

Aunque no sea necesaria una receta para adquirir un fármaco sí es necesaria la consulta con el pediatra. Normalmente nos dan indicaciones como que si el pequeño tiene más de X grados podemos darle una determinada dosis de una medicación, si no lo ha hecho tendremos que llamar o ir a la consulta cada vez que el niño esté enfermo. También contamos con el consejo del farmaceútico al que deberíamos consultar ante cualquier duda. No hay excusa para automedicar a un bebé y menos para hacerlo mal.

Vía | El Mundo
Foto | Flickr-Lance McCord

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Consecuencias de malinterpretar las dosis en las medicinas pediatricas 6 octubre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *