24 junio 2017 Recién Nacido

Los bebés disfrutan mucho este tipo de masaje

Los masajes que le demos a nuestros bebés son fundamentales para que se puedan relajar, dormir y pasar un momento creando un vínculo muy especial con ellos. Uno de los sitios preferidos para la realización de los masajes es en el rostro.

Dentro de los masajes infantiles más conocidos encontramos el Shantala, una técnica que se basa en algunos principios del yoga, la reflexología, el masaje sueco y el masaje hindú. Gracias a los masajes se fortalecerá el vínculo entre el bebé y sus padres, además de ayudar a que se desarrollen óptimos patrones de sueño y se puedan liberar todas las tensiones.

En términos generales podemos señalar que los masajes se llevan a cabo en ocho partes del cuerpo: abdomen, piernas y pies, pecho, brazos, manos, espalda y rostro. Nada más lindo y gratificante que observar la cara de felicidad que ponen cuando están recibiendo su masaje diario.

En términos generales podemos señalar que los masajes se llevan a cabo en ocho partes del cuerpo.

Los masajes en el rostro ayudarán a que el pequeño se quede dormido, aún se encuentre en un ambiente lleno de ruido o con los hermanos dando vuelta. En el masaje cráneo facial se deberá prestar mucha atención, esta es una zona muy frágil.

El masaje que se brinde en el rostro ayudará a relajar su sistema nervioso en la región del cráneo y su cara. Cuando se realiza se notará muy rápidamente como el bebé se tranquiliza y se relaja. Es un momento muy importante para ellos y para sus padres.

Precauciones al darle un masaje en el rostro

Si bien es muy recomendable, a la hora de realizarlo se deberán tener en cuenta algunas precauciones. Será necesario prestar atención a la hora de colocar las manos en su cara, se tendrá que evitar tocar los ojos y evitar bloquear el campo de su visión.

Al presionar suavemente su boca tendremos que tener presente que el pequeño cuenta con un reflejo de succión que hará que gire, de forma involuntaria, hacia el lado donde sienta la presión, abrirá su boca y, de forma instantánea comenzará a succionar.

También se deberá evitar realizar presión en las suturas del cráneo o fontanelas.

A la hora de darle su masaje tendremos que considerar la temperatura del ambiente. En el caso de que el pequeño tenga menos de tres meses la habitación deberá tener una temperatura cálida, tanto el bebé como su mamá o papá tendrán que estar en una posición cómoda, ya sea en el suelo, la camilla o la cama. Una buena manera es colocarse con las piernas cruzadas y el bebé en su regazo. También se tendrá que mantener la distancia adecuada y un correcto ritmo.

Entre los tres y seis meses se deberá prestar atención a la tensión que se tenga en el cuello del bebé y en su cara, si se da vuelta lo dejaremos, es una actitud y un movimiento característico de esa edad.

Vía | Terapia física
Foto | Pixabay – 789083

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *