4 agosto 2016 Salud

hipertension y peso rapido

Todavía son muchas las madres que se preocupan, de forma exagerada, por el peso de sus bebés. Hace apenas unos años que un niño estuviera gordito era símbolo de salud, no en vano muchas madres teníamos que pelearnos con esa generación, anterior a la nuestra, que nos señalaba como unas madres descuidadas al no “embuchar” a nuestros peques hasta conseguir que se convirtieran en bebés orondos y rollizos.

Con el tiempo, a través de múltiples investigaciones, se ha ido demostrando que la obesidad en el bebé puede ser el inicio de múltiples problemas de salud que le acompañarán durante el resto de su vida. Y así lo confirma un nuevo estudio, realizado en Estados Unidos, que asocian la hipertensión en el bebé con su aumento de peso rápido.

Los investigadores del Hospital Brigham and Women’s de Boston, en Estados Unidos, han hecho el seguimiento sanitario a 957 bebés a lo largo de sus primeros cuatro años, comprobando que el peso, y sobre todo, la rapidez en el aumento, va relacionado con su presión arterial, algo que ya sucede en los adultos obesos, pero que no se había relacionado con los bebés.

De todos los niños investigados, se comprobó que aquellos que experimentaron un aumento inusual de peso a partir de los 6 meses tenían la presión arterial sistólica más alta que el resto de sus compañeros de estudio, y que tenían un peso más equilibrado con su altura. Del mismo modo ocurrió con los bebés que presentaban una masa corporal superior a la media a la edad de 2 y 3 años.

Vía | Canarias7
Foto | Azteca América

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • Que bueno que se ha desechado esa idea de que un niño gordito era resultado de una buen alimentación, pero que idea tan errada. Se debe estar al tanto de la salud de los bebes, en este caso su peso, para evitar enfermedades; no solo en un alto peso sino en uno bajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *