9 junio 2015 Otros

mas leyendas cigueñas

La famosa leyenda de que los bebés los trae la cigüeña en su pico desde tierras lejanas, ha sido una de las más extendidas y utilizadas por todo el mundo, no sólo como un símbolo literario o tradicional, sino también como el modo perfecto de explicarles a los niños de donde vienen, especialmente aquellos papás que no quieren enredarse en cuestiones biológicas o realidades naturales.

La cigüeña nos ha servido de respuesta perfecta durante generaciones y generaciones. No en vano en el Imperio Romano o en el Antiguo Egipto, la cigüeña era una de las aves más veneradas puesto que con ella llegaba el nacimiento de la primavera, la resurrección de la naturaleza. Desde entonces son muchas las leyendas que han surgido en torno a esta magnánima ave y su relación con la natalidad.

Ya hemos visto como la leyenda del Kindelesbrunnen, sitúa a una cigüeña, junto a un gnomo con poderes mágicos, en el noreste de Francia. Pero también existen otras tradiciones y leyendas, de otros lugares que, seguro, te pueden resultar curioso y divertido.

  • En Alemania, la cigüeña es la mensajera de la diosa Holda. Ella es la encargada de volver a traer al mundo las almas de aquellos que han fallecido. De este modo, cuando unos futuros papás se lo piden desde lo más profundo de su deseo, la diosa rescata un alma y la reencarna en un nuevo ser, que es enviado por medio de una cigüeña, a esos papás deseosos.
  • También en Alemania, en la ciudad de Dresde, hay una fuente con una cigüeña que lleva a un bebé en pañales. Desde el siglo XV se la conoce como “la fuente de la vida” pues se creía que aquellas mujeres que tomaran su agua quedarían embarazadas.
  • En París existe una fábula que cuenta la historia de una pareja de cigüeñas que anidaron en uno de los tejados de la ciudad y que, en vez de emigrar a África, como todas las demás aves, se marcharon a un lugar cercano del país, cuando volvieron, la pareja que vivía en aquella casa había tenido un bebé por lo que corrió la voz de que eran las cigüeñas las que traían a los bebés desde lugares lejanos.

Vía | Constance y Mirelle
Foto | Martes de cuento

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *