15 octubre 2009 Educación, Entretenimiento, Ocio

manualidades con niños un dibujo con gomets

Hay palabras que carecen de significado hasta que tienes niños o, en otro caso, te dediques a la enseñanza. Yo soy una de esas que desconocía la voz “gomet”, además de que no sabía muy bien cual era la utilidad de tanta pegatina de colores, formas y estilos. Los niños te enseñan muchas cosas y, afortunadamente, vienen con el libro de la imaginación pletórico de ideas brillantes y divertidas.

Para los que todavía no lo sepáis, los gomets son unas pegatinas hechas en un tipo de papel brillante y que las puedes encontrar en distintas formas: triángulos, cuadrados, círculos, estrellas, etcétera y suelen estar combinadas en colores variados, principalmente los básicos: azul, amarillo, rojo, verde, etcétera. Además, debido a su gran éxito en el mercado, los puedes encontrar en multitud de establecimientos: papelerías, bazares, tiendas de “todo a cien”, hipermercados…

Los gomets están pensados, de forma especial para los niños muy pequeñitos. Debemos pensar que, antes de aprender a manejar el lápiz o las pinturas, nuestro pequeño puede ir iniciándose en el mundo de los colores o las formas a través de estas pegatinas ya que les resulta mucho más fácil despegarlas e intentar formar un dibujo con ellas que hacerlo con los utensilios propios del dibujo.

Los bebés a partir de un año y medio, más o menos, se divierten mucho pegándolas por cualquier sitio. Les atraen los colores y podemos aprovechar para, jugando, ir enseñándole el nombre de los distintos tonos o formas.

Cuando ya son un poco más mayorcitos tienen multitud de utilidades y consiguen tenerlos tranquilos y entretenidos durante un buen rato. Podemos hacerle un dibujo en un folio o cartulina, como la flor que os ofrecemos aquí, e invitarles a que lo rellenen con los gomets de distintos colores. También podemos aprovechar las distintas formas que tienen los gomets para crear dibujos con ellos. Por ejemplo: el triángulo puede ser el tejado de la casa, el círculo la copa el árbol, uno amarillo puede ser el sol y uno rojo una cereza. Esta puede ser la primera expresión artística de tu hijo y, seguro, que te sorprende las combinaciones que puede llegar a conseguir.

Vía | Marujas Modernas

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 15 octubre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *