27 febrero 2012 Entretenimiento, Ocio

Hecha con sal, harina y agua

Al igual que en otro artículo explicábamos la manera de conseguir una plastelina casera, hoy voy a daros los pasos que debéis seguir para conseguir una pasta de sal. La pasta de sal o masa de sal, sirve para poder moldear figuras. Es muy fácil de realizar y tiene la ventaja de que los ingredientes necesarios solemos tenerlos en casa y no son tóxicos.

Para conseguirla necesitaremos: un recipiente para mezclar, una cuchara de madera, harina, sal y agua. Se necesitan dos partes de harina y una de sal. Para probar podemos utilizar una taza como medidor. Así, tendremos dos tazas de harina y una taza de sal. El primer paso es poner la harina y la sal en el recipiente para mezclarlo.

El siguiente paso es ir añadiendo agua fría hasta que consigamos una masa homogénea. Sabremos que la masa está lista cuando ya no se pegue a las paredes del recipiente. Sacamos la pasta del recipiente y seguimos amasando hasta conseguir una consistencia adecuada y que no se nos pegue a las manos. Si queremos conseguir una masa más suave y que no se resquebraje podemos añadir una cucharadita de aceite. Formamos una bola y la metemos en una bolsa de plástico durante una hora para que repose.

Con esta masa podremos crear todo tipo de figuras que se nos ocurran además de poder decorarlas. Puede pintarse con acuarelas, pinturas acrílicas o temperas. Si queremos colorear la masa podemos teñir el agua que se utiliza para la mezcla con temperas, pero aquí sí que tendremos que tener más cuidado de que los más pequeños no se lo lleven a la boca cuando estén jugando. Otra opción para mayor seguridad sería teñir el agua con colorantes alimentarios.

Vía | Crea Manualidades
Foto | Intercentres

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 27 febrero 2012
  2. Manualidades infantiles: Decorar con caracolas y conchas 8 julio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *