22 octubre 2012 Entretenimiento, Ocio

Un simpático vaso de plástico desde donde nos asustará su inquilino el fantasma

Las manualidades de Halloween pueden ser un buen recurso para tener entretenidos a nuestros pequeños además de compartir un buen rato con ellos. La manualidad de hoy consiste en conseguir un refugio de fantasma para tener los sustos asegurados. Lo he llamado el Vaso Fantasma.

Debido a la sencillez de la propuesta, los niños podrán realizarla prácticamente sin ayuda. Necesitaremos papel de seda o de celofan de color negro. Cartulina naranja o pegatinas con la temática de Halloween (calabazas, esqueletos…etc), un vaso de plástico, cartulina blanca, pegamento, tijeras, palitos de madera de los helados y rotulador negro.

Lo primero que haremos es recortar el papel negro (si elegimos celofán dará la sensación de vidriera mientras que si elegimos el papel de seda quedará como en la foto) para pegarlo alrededor del vaso. Papá o mamá harán un pequeño corte en la parte inferior del vaso, lo justo para que podamos pasar el palito.

Con la cartulina naranja recortaremos siluetas en forma de calabaza y les dibujaremos las caritas tenebrosas, para seguidamente decorar el vaso. Este paso puede sustituirse por pegar las pegatinas temáticas. Por último recortaremos la silueta de un simpático fantasma teniendo en cuenta sus dimensiones ya que tiene que quedar escondido dentro del vaso. Lo pegamos al palito y lo introducimos en el vaso pasando el palo por la ranura que hemos hecho. Ya tenemos nuestro vaso de los sustos. Con solo deslizar el palito de madera saldrá nuestro fantasma al grito de BOO!!

Vía | All Kids Network

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 22 octubre 2012
  2. Manualidades para Halloween: Guirnalda de calabazas 29 octubre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *