20 julio 2014 Entretenimiento

Manualidades conchas y caracolas

Ahora que ya estamos de vacaciones quizás tengas programado algún viaje a la playa. Afortunadamente nuestro país cuenta con rincones maravillosos donde el mar se expresa con toda su plenitud. Ir a ellos con los niños resulta ser de lo más sano y de lo más divertido. Bañarnos en sus aguas, dar paseos sobre la arena o disfrutar del sol, son sólo algunas de esas maravillas que nos esperan a lo largo de nuestro sistema litoral.

Pero también podemos sacarle más partido. Es normal que los peques se cansen de estar mucho tiempo o necesiten ir variando sus actividades. Así que os proponemos que, durante esos paseos, intentéis recoger conchas y caracolas. A los niños les encanta encontrar cosas nuevas, mucho más si resultan ser tan variadas y bonitas como ellas. Con todas las que recojamos podemos, además, hacer alguna manualidad para decorar nuestra casa. Aquí os propongo algunas ideas.

Se trata de objetos sencillos con los que podemos tener un bonito presente de nuestras vacaciones, al mismo tiempo que disfrutamos de las manualidades con los niños. Son muy fácil de hacer y sólo necesitamos algo de paciencia y muy pocos materiales.

Una de esas ideas es hacer un bonito jarrón. En realidad sólo vamos a necesitar una importante cantidad de conchas y caracolas, de distintos tamaños y colores, y las iremos introduciendo en un jarrón de cristal transparente. Podemos ponerle unas flores artificiales o dejarlo tal cual, quedando bonito de ambas maneras. Siguiendo esta misma idea también podemos utilizar una vasija transparente más plana y hacernos un portavelas. En este caso una vela grande rodeada de pequeñas conchas. Y por último, también nos pueden servir para decorar las macetas. De esta forma quedan super originales.

Pero a los niños seguro que prefieren utilizar las conchas y caracolas para algo más divertido. Así que seleccionando los tamaños podemos fabricarles unos divertidos personajes. El más sencillo es dos conchas iguales a los que les hemos puesto ojitos, es como si el mismo berberecho o almeja se asomara para observarnos. El segundo es un poco más complicado pero más simpático. Y por último, y puesto que el regreso al cole está a la vuelta de la esquina, hemos comprado lápices de madera clásicos y les hemos pegado, con silicona, unas divertidas caracolas.

Fotos | El Blog de Miriam y Nuria

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 21 julio 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *