18 septiembre 2017 Parto

Una técnica de inducción al parto

En la siguiente entrada nos referiremos a la maniobra de Hamilton, una manera de inducir el parto que puede tener ventajas y desventajas. Mediante este m√©todo se busca despegar, mediante el dedo, las membranas amni√≥ticas de la pared del √ļtero.

En ocasiones muy puntuales pueden surgir problemas al finalizar el embarazo, esto puede generar que sea necesario una inducción al parto para que se comprometa la salud del bebé o de la madre, existen diferentes maneras de realizar la inducción, una de ellas es la denominada maniobra de Hamilton. Hoy te contaremos, de manera simple y fácil de entender, de qué se trata.

En qué consiste la maniobra de Hamilton

Esta maniobra, que es usada para la inducción al parto, consiste en el despegamiento de las membranas, así se puede conseguir una liberación fisiológica de las sustancias que se emplean para la inducción del parto o prostaglandinas. De esta forma se llega a favorecer la maduración del cuello uterino.

Esta maniobra, que es usada para la inducción al parto, consiste en el despegamiento de las membranas.

La maniobra puede ser realizada tanto por el médico ginecólogo como por la matrona. Se lleva a cabo mediante un tacto vaginal con un movimiento circular del dedo. Para poder realizarse la bolsa amniótica deberá encontrarse en perfecto estado y la mujer no debe haber roto la bolsa amniótica.

La misma es tenida en cuenta cuando se está finalizando la etapa de gestación y puede llegar a generar el parto espontáneo de manera natural, generando en poco tiempo la aparición de las contracciones. Es empleado como alternativa para no tener que utilizar una inducción farmacológica

En algunos casos esta maniobra puede tardar un tiempo en hacer efecto, generando que el trabajo de parto comience dentro de las 24 o 48 horas posteriores a realizarla.

Si bien es una m√©todo que se suele realizar su uso es algo pol√©mico. Si bien no es muy invasiva, ni genera riesgos en la madre o el beb√©, desde la Sociedad Espa√Īola de Ginecolog√≠a y Obstetricia consideran en sus protocolos que su eficacia para comenzar el parto aun no ha sido bien establecida.

Casos en qué se aconseja el uso de este método

Si se quiere realizar esta maniobra será necesario tener cierta dilatación, por lo menos un centímetro para que se pueda realizar correctamente. Se considera que cuanta mayor madurez cervical se tenga existirán más posibilidades de que el método sea efectivo y no se generen inconvenientes.

Además, este método solo es indicado para las mujeres que ya estén en la semana 40 de gestación y se deberá valorar cada caso en particular.

Riesgos de este método

Existen algunos riesgos relacionados a la maniobra de Hamilton. En ocasiones la mujer puede sentir un dolor bastante molesto, este dolor podría llegar a durar en algunos días posteriores hasta que comience el parto. Además se podría generar una rotura prematura de la placenta y pérdida del líquido amniótico. En algunos casos se provoca una hemorragia o sangrado y la aparición de contracciones incontroladas y excesivas.

Vía | Web de consultas
Foto | Pixabay – Greyer baby

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *