31 agosto 2011 Consejos, Padres y madres, Recién Nacido

Los bebés irritables mejoran con un vínculo seguro
Los bebés nacen con su propia personalidad aunque poco a poco podemos ir modelando algo las conductas más extremistas. Cuando un niño es irritable los padres deben armarse de paciencia y quizá les ayude saber que un vínculo fuerte con la madre le beneficiará.

Un estudio de la Universidad de Maryland evaluó a 84 bebés durante sus dos primeros años. Valoraron su irritabilidad cuando tenían un mes de vida basándose en las reacciones que tenian ante distintos estímulos como el sonido de una campana o desvestirles, algo que no suele gustar mucho a los peques. Un tercio, 28 bebés se calificaron como altamente irritables, el resto, 56, como moderadamente irritables.

Cuando los bebés tenían 12 meses se valoró el vínculo con la madre. Los niños con un vínculo fuerte se volvían hacia mamá cuando estaban angustiados, lo que no hacían los que no tenían vínculos seguros. A los 18 y 24 meses lo que se evaluó fueron las reacciones de los pequeños a los adultos y los juguetes.

En la mayoría de los bebés, los que se habían valorado como moderadamente irritables en el primer mes, no afectó el tipo de vínculo con la madre en su sociabilidad ni en la exploración. Sin embargo, en el primer grupo, los niños con un vínculo seguro eran más sociables y más capaces de explorar cuando comenzaban a caminar que los bebés altamente irritables con un vínculo no seguro.

Los autores, cuyo estudio ha sido publicado en Child Development, creen que es importante promover el vínculo madre-hijo en los pequeños extremadamente irritables, ya que puede ser muy importante para su desarrollo.

Vía | Healthfinder
Foto | Flickr-fusiasa

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 1 septiembre 2011
  2. Cambios a los 8 meses de vida 26 abril 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *