15 octubre 2009 Desarrollo, Noticias, Salud

Las malas experincias en la infancia reducen la esperanza de vida
Ya se sabía que el estrés pediátrico se relaciona con enfermedades cardíacas, pulmonares y hepáticas, entre otras. Un estudio de los Centros de Control de Enfermedades de Estados Unidos ha vinculado una niñez estresante con un acortamiento de décadas en la vida del niño. Consideraron como episodios de estrés alguna de estas situaciones: abuso verbal, abuso físico, abuso sexual con contacto físico, una madre golpeadora, un integrante familiar adicto a sustancias ilícitas, una persona con enfermedad mental en el hogar, un integrante familiar en prisión o tener los padres separados o divorciados.

Para el estudio siguieron a 17.337 personas, usuarias de un plan de salud entre 1995 y 1997. Se les hizo un cuestionario para conocer si habían vivido alguna de las 8 situaciones antes mencionadas. En 2006 se revisaron los certificados de defunción del grupo, habían fallecido 1.539 integrantes del grupo.

Entre los participantes menores de 65 años, un 69 por ciento había tenido al menos una experiencia infantil negativa. Entre los mayores de 65 sólo el 53 por ciento. Los que afirmaron haber sufrido seis o más experiencias negativas eran 2,4 veces más propensos a morir antes de los 65 años que los que no habían tenido ninguna. 1,5 veces más propensos a morir durante el seguimiento y 1,7 veces más propensos a morir antes de los 75 años.

Hay más posibilidades de que una infancia infeliz afecte a la salud. El estrés infantil afecta al desarrollo cerebral, convirtiendo a esos niños en adultos propensos a la depresión. la ansiedad y el estrés y a caer en el alcoholismo o el tabaquismo.

Haciendo felices a nuestros bebés podemos estar alargándoles la vida.

Vía | Medline Plus

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 15 octubre 2009
  2. Sin identidad por 20 años 4 abril 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *