12 mayo 2011 Consejos, Desarrollo, Noticias

La mala relación de los padres altera el sueño de los bebés
Es lógico que si en casa hay malos modos y gritos el estado de ánimo, el comportamiento y el sueño del niño se vean afectados. Lo que ha podido comprobar un estudio, aunque no es definitivo, es que con tan sólo 8 meses el bebé ya puede tener problemas para dormir y mantenerlos al año y medio de vida, como consecuencia de la mala relación entre los padres.

Los autores, de la Universidad de Oregon explican que otros trabajos anteriores han comprobado la relación entre los problemas de pareja y el sueño en los pequeños, “Hemos encontrado que los problemas de los padres (por ejemplo, los pensamientos de divorcio, la inestabilidad, los conflictos, la discordia, la insatisfacción…) cuando los niños tienen nueve meses de edad predijo problemas para dormir cuando alcanzaban el año y medio de vida. Estos resultados son interesantes porque hemos encontrado una asociación entre los problemas maritales y los problemas del sueño en los bebés a edades anteriores de las que otros trabajos había establecido previamente.

Los investigadores decidieron evaluar a familias con hijos adoptivos para descartar condiciones genéticas que afecten al sueño. Tomaron datos de 357 familias con bebés que fueron adoptados a los 7 meses de media. La autora principal del estudio, Anne Mannering, ha explicado sus conclusiones, “Después de tener en cuenta otros factores que pueden alterar los resultados como la ansiedad de los padres, el temperamento de los descendientes o el nacimiento de nuevos hermanos, los resultados apuntan a una clara asociación entre la conflicitividad de los padres y los problemas para dormir de los vástagos a lo largo del tiempo estudiado. La asociación inversa, es decir problemas de sueño infantil y mayor inestabilidad en la pareja, no ha sido evidente. No obstante es una línea de investigación interesante”.

Luis Muiño, del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, considera que son necesarios más estudios, con grupo de control. Afirma que la falta de rutina sigue siendo la principal causa de problemas de sueño en los niños. Explica que lo “que sí ha demostrado tener un impacto negativo en el sueño infantil es no llevar una rutina. Lo primero que aprenden los bebés es que después de una cosa viene otra (por ejemplo, después del baño viene la cena, o cuando disminuye la luz y el ruido, el momento de dormir). Así, los ritmos son muy importantes. El día a día debe hacerse, en la medida de lo posible, en función del pequeño y no de los padres”.

Y no hace falta que lo diga ningún experto, proteger a los niños de los conflictos no es hipocresía, es una parte más de su cuidado.

Vía | El Mundo
Foto | Flickr-Sean_mcgee

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • judit

    Me parece muy cierto esto soy de madre de niño de 4 años y medio que siempre tuvo una rutina casi estricta y la verdad nunca tuvo ningun transtorno de sueño,asi que creo que eso es muy importante seguramente tambien influyen otros factores.

  • Judit, yo estoy segura de que la rutina ayuda, pero claro que hay otros factores. El primero al propia personalidad de cada peque. Gracias por compartir tu opinión. Un saludo.

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 12 mayo 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *