22 septiembre 2011 Opinión, Padres y madres

Polémica sobre las viñetas humorísticas de un ginecólogo
Una vez más se ha desatado la polémica entre un grupo de madres, el habitual. En esta ocasión el motivo de su indignación y el objeto de sus iras, son unas viñetas “humorísticas” publicadas en la revista de la Sociedad Española de Ginecología, que por cierto no parecen molestar a las ginecólogas miembro de esta institución. Y una vez más las cosas se desmadran y se aprovecha para cargar contra una profesión en la que, como en todas, hay de todo.

Las viñetas te pueden hacer gracia o no, cada uno tiene su sentido del humor, pueden gustarte o no, para gustos los colores, pero dificilmente sirven para calificar a un profesional durante su ejercicio, como se está haciendo en muchos medios. Están publicadas en una revista destinada exclusivamente a ginecólogos, no al público general. Es humor interno, que como también pasa en todas las profesiones, es dificil entender si no estás en el ajo. Podeís ver la recopilación, no se si seleccionada o no, en El Parto es Nuestro.

Soy mujer y madre y no me siento ofendida ni molesta. Quizá podría molestarme que el ginecólogo de las viñetas nunca tiene sexo femenino, pero ni eso. Primero porque creo que si hacen burla de algo es de su profesión, solo hay que ver la última publicada. No se ríen de la enferma, ni de su enfermedad, sino de la situación que es muy diferente. Creo que es muy sano tomar distancia con la seridad de tu trabajo diario, y especialmente que lo hagan quienes tienen profesiones de tanta trascendencia. ¿De verdad alguien cree que es exclusivo de los ginecólogos?. Urólogos, neurocirujanos, traumatólogos o médicos de familia tienen sus propios chistes. Como también los fontaneros, arquitectos, enfermeros o bancarios. Lógico.

Cualquier persona que trabaja con público sabe que el humor es necesario para aguantar. Me encantaría ver como soportan estas madres ofendidas una consulta en la que paciente tras paciente te están diciendo como hacer tu trabajo, contándote lo que es mejor para ellas porque lo han leído en internet, e insinuando que eres un mal profesional que utiliza protocolos anticuados. Y por supuesto sin poder defenderte porque entonces, además, eres un cazurro.

Al margen de todo esto, como digo pueden o no gustarte las viñetas o este tipo de humor, pero, ¿dónde está la ofensa?. Y lo que es peor, ¿dónde hay un atisbo del tipo de profesional que es el dibujante o quienes se rien con él? Porque se están diciendo auténticas barbaridades sobre este señor y no creo que haya base para juzgar más allá de su pericia como dibujante y humorista.

Apostaría a que la mayoría de los chistes tienen su origen en una consulta real. Hay tantas cosas importantes por las que luchar y denunciar que lo que me resulta ofensivo es que se pierda el tiempo con estas tonterías.

Más información | 20 Minutos

También te puede interesar

Comentarios

23 comentarios
  • jane

    Pues a mí me parece que sí se ríen de ti como mujer. Algún día, como todas, tendrás prolapso uterino, incontinencia urinaria, o como mínimo, estarás con las piernas en alto con tus genitales a la vista de uno de éstos profesionales.
    Si tuvieses un hijo con una enfermedad no querrías enterarte de que en la revista de pediatría hacen chistes de los meningíticos o si tu padre tiene que operarse de la próstata no querrías ver en la gaceta de los urólogos cómo se mofan del tamaño de la próstata. En pocas especialidades médicas pasan más apuros que en oncología y no se les pasaría por la mente poner viñetas en su revista sobre los calvos y las vomitonas.
    Sólo en un pais como España con tan poco respeto por la mujer en general y la madre en particular y con unos especialistas tan cromañones como los españoles se entiende y desde algunos estamentos se defiende tal despropósito y no se ofrecen disculpas.
    Si no les gusta que cuestionen sus protocolos, deberían cambiarlos para ajustarse a evidencia científica. Si no les gusta que las mujeres nos informemos y decidamos por nuestros cuerpos y nuestros hijos cuando ambos estamos perfectamente sanos, lo siento, deberán acostumbrarse a ello. Si tan malo les parece que les digan cómo hacer su trabajo cuando tienes una supuesta vocación de servicio y la mujer está perfectamente sana y no se justifica una intervención agresiva, mejor escogen otra profesión, quizá la veterinaria…
    Estoy perfectamente de acuerdo contigo en una cosa:
    “Apostaría a que la mayoría de los chistes tienen su origen en una consulta real”.

  • Jane, ya he estado con las piernas en alto muchas veces, por revisiones y porque tengo dos hijos y no me ofenden los chistes. Como no me ofenderían si fueran de un óncologo. No se ríen de una mujer sino de la situación. No hay un paciente representado, hay una consulta, no es personal es sobre un acto. Chistes sobre el tacto rectal, una de las pruebas más humillantes por las que pasa un hombre, los hay a cientos, de un lado y de otro y nadie dice nada. Nadie da por hecho que se están riendo del hombre que va a comprobar si tiene un cáncer de próstata.
    Hay libros de humor y mucho éxito sobre situaciones en las consultas, son públicos, no como las viñetas, cuestan dinero y la gente paga por leerlos y reirse. Nadie se ofende y cuentan casos reales, entre otras cosas de lo brutos que son algunos pacientes. Es fácil encontrarlos pero no doy títulos por si ahora les da por ir a por los autores.
    Si tu dices que los chistes médicos son exclusivos de España será porque lo sabes, yo no lo se.
    Sus protocolos no se tocan porque no les guste a un grupo minoritario de mujeres, no es algo inventado, no se crea por capricho y por supuesto no se cambian si no hay evidencias de que es para mejorar. Presentadlas seriamente y no en foros de internet y verás como se estudia y obteneís una respuesta en condiciones. De hecho hay cosas que se han cambiado. Quizá tengaís que preguntaros porque otras no, sin pensar en teorías conspiratorias, claro.
    Respecto a la cuestión constante de su trabajo, no es solo a los ginecólogos cuando atienden pacientes sanos. Todos los médicos reciben expertos “de internet” a diario. Gente que leyendo un 1 por ciento de lo que habría que leer para saber el mínimo, cree que ya tiene la carrera hecha. Y con los ginecólogos es especialmente evidente. Si lo que dice la madre de turno fuera tan lógico nadie se molestaría, se comenta, se discute y se decide. Pero no es así, la mujer entra ya a la defensiva contra el “ginecosaurio”, no tiene argumentos para defender su postura, solo lo que le ha dicho fulanita o @soyexperta, y estoy segura que casi ninguna firmaría eximiendo al médico de responsabilidad si el protocolo que ella le exige no resulta como esperaba.
    Creo que no, no estamos de acuerdo en la última frase, estoy segura de que no la interpretamos igual porque no miramos igual las viñetas. Te remito a los libros de los que hablaba antes. Un saludo y gracias por dejarnos tu comentario, es interesante intercambiar opiniones.

  • jane

    Belén, en este grupo de madres indignadas, el habitual, hay personal sanitario que cree que se pueden hacer las cosas mejor, médic@s, matronas, enfermeras, que han estudiado lo mismo que los que defienden protocolos obsoletos. También hay otras que hemos pasado por la universidad o, cómo mínimo, sabemos leer. El argumento de lo sabiondillas que nos hacemos ya está desfasado.
    También saben leer y han estudiado medicina los especialistas de la OMS y no recomiendan las tasas abusivas de cesáreas, episiotomías, uso de oxitocina, etc, de los hospitales españoles.
    La mayoría de este grupo habitual de madres indignadas tampoco hemos ido a la defensiva a la hora de dar a luz, hemos ido ignorantes y confiadas y, no sólo no hemos discutido lo que nos ofrecían, sino que hemos pensado que cuanto más dóciles fuéramos, mejor nos iría. Acabamos destrozadas física y emocionalmente, ante la incomprensión general cuando el bebé estaba más o menos sano (tras un sufrimiento por la postura, la oxitocina a diestro y siniestro o directamente la cabeza destrozada por unos forceps que sólo servían para acelerar el trabajo). La mayoría nos callamos y seguimos adelante. Otras nos indignamos y pensamos que hay que cambiar las cosas.
    Sólo unas pocas han dado su tiempo para molestarse en informar a las demás que quisieran hacerlo, para reunirse con el ministerio y con esos médicos de la SEGO que pocos meses después de firmar con ellas la Estrategia de Atención al Parto Normal, a la que poco caso se le hace en los hospitales españoles, se dedicaron a incluir sus simpáticas viñetas.
    Si no te parece sagrada la salud, la dignidad y el pudor de una madre y de una mujer cuando está enferma o de parto, me parece perfecto que apoyes el punto de vista de la persona que ejerce el poder mientras nos encontramos más vulnerables y no a nuestro favor en no pocas ocasiones, pero no cuando se mofa de esa situación en una gaceta médica.
    No sé qué más te puedo decir, no tengo más argumentos. Sólo que seguiremos haciendo lo que podamos para evitar tanto dolor innecesario.

  • Jane, yo no quiero atacar a nadie, tan sólo contar mi punto de vista, que conste. Y no coincide con el tuyo. Yo no me siento vulnerable ante el ginecólogo, es mi aliado para tener a mi hijo, no el enemigo. Yo hablé sin problemas, pregunté, propuse y debatí. Para empezar elegí médico que ya es un paso. Alguien en quien confiar la vida de mi pequeña y después de mi niño y no me equivoqué. Nunca he sentido que pueda ser peor para mí no ser dócil, si los médicos tomaran represalias (alguno habrá) lo llevaríamos todos claro. También reconozco que debo ser rara, porque en mis embarazos solo me importaba una cosa, mis hijos. Que me rajaran, cosieran, colocaran en una postura que dolía, me rasuraran o me expusieran me daba lo mismo mientras los niños lograran nacer bien. Claro que algunas cosas me daban corte, pero nada más que eso y nunca me quitaron el sueño. Mis bebés sí lo hiceron.
    Forceps, ventosas, cesáreas…son instrumentos que han salvado la vida de muchos niños y muchas madres. Que a veces se usan sin necesidad? sí, sin duda, pero el beneficio de todas estas prácticas supera con mucho el perjuicio.
    Para mí dolor innecesario son las muertes de fetos, bebés y madres en algunos países porque no cuentan con la atención ginecológica que tenemos aquí. Es incomparable con una deformidad temporal en el cráneo por el uso de una ventosa, o con la incomodidad de tener estudiantes asistiendo a tu parto.
    Claro que hay mujeres que hacen mucho y me parece genial. Entiendo que hay quien necesita un tipo de atención que no es el “estándar”, y me parece muy bien que se debata, pero desde el respeto mutuo. Como pasa con otras cosas relacionadas con las madres, creo que el problema no está en la que realmente se involucra y trabaja, sino en las seguidoras que enloquecen sin saber realmente porque.
    Sobre las viñetas que es el tema, lo siento, sigo sin sentirme ofendida. Las he vuelto a mirar para tratar de encontrar una representación de mi misma o alguna mujer que conozca, y no la veo. Solo veo situaciones y eso no puede ofenderme. Un saludo.

  • jane

    Bueno, yo he concebido, gestado, parido, amamantado y criado a mi hijo con todo el amor del mundo, y no me siento mala madre por decir que ( aunque su nacimiento fue brillante en mi vida)el parto fue lo peor que me ha ocurrido, y sin necesidad alguna. Ese sentimiento de que sólo me importaba mi hijo fue lo que llevó a un sistema a abusar de mi integridad física y emocional, así que sé de lo que me hablas, las que nos indignamos somos tan madres como las que no lo hacen.
    Estamos acostumbradas al la ignorancia y al paternalismo de la gente que opina que la salud del bebé es incompatible con la de la madre y que tendríamos que estar agradecidas con tanta violencia gratuita porque en otros países mueren muchas madres y bebés. Es inútil decirles que los países con mejores tasas de mortalidad son los más respetuosos con el parto. No lo quieren entender.
    Nos informamos y trabajamos, gracias a eso mejora poco a poco la atención o al menos la sociedad empieza a plantearse el tema. Si te parece que somos seguidoras enloquecidas es que simplemente menosprecias nuestro entendimiento, capacidad y sentimientos. Nada nuevo, por otra parte, es lo normal.
    Un saludo

    • Jane, en el grupo de seguidoras que enloquecen sin saber realmente porque, te has metido tu sola, yo no te he colocado ahí. Siento que tu parto fuera traumático, se que hay quien lo vive así, no he dicho lo contrario y me parece encomiable que haya quien luche para que nadie más viva algo similar. Cada uno tenemos una sensibilidad y unas circunstancias. Lo que para tí es violencia gratuíta para mí es un mal menor, tan pequeño que mi cerebro, como el de todas las mujeres, está preparado para minimizar. No se que tiene eso que ver con las buenas o malas madres, calificativos que me parecen terribles y gratuítos.
      No se que daría porque lo peor que me hubiera pasado en la vida fuera un mal parto (cesárea de urgencia con la mayor), quizá eso también afecte a la perspectiva con la que vemos este tema.
      El segundo párrafo sobre la ignorancia no lo pillo (será que debería darme por aludida). Las cifras españolas son, como todo, mejorables, pero no creo que sea muy justo protestar por las tasas de morti-morbilidad materno-infantil. Cuando dices que los países con mejores tasas de mortalidad son los más respetuosos con el parto, obviamente no te refieres a aquellos en que se respeta tanto que la madre pare sola o con poca ayuda. Supongo que tampoco estás hablando de la incidencia que tiene la generalización de la atención sanitaria, en concreto ginecológica y pediátrica en países que no contaban con ella, verdad?
      Respecto a quien trabaja por otro tipo de parto, ya lo he dicho me parece muy bien y más de una vez hemos hablado de ello en el blog. Pero no se puede pedir respeto y llamar ginecosaurio o como sea a la otra parte. No se puede pedir respeto y no aceptar que hay quien no lo ve igual que tú. No se puede exigir respeto hablando por todas las mujeres cuando la mayoría no han dado su consentimiento para tal cosa.
      Vuelvo a mirar las viñetas tratando de verlas desde tu perspectiva y sigo igual, lo siento, me estoy empeñando pero no hay forma. Un saludo

  • Teresa

    Pues no entiedo que no entienda la indignación que despierta las viñetas, ya que en su comentario está el porqué
    “Apostaría a que la mayoría de los chistes tienen su origen en una consulta real”
    Efectivamente, estos dibujitos fueron realizados por un ginecologo y públicados en una revista de ginecología.
    La mayoria de las mujeres deseamos cuando acudimos a un profesional, ser tratadas con respeto durante y después de las consultas ¿porqué se cree que han molestado tanto y repugnado a la mayoria de las mujeres?.
    Yo vi a alguna mujer a las que enseñaron los dibujos en la calle, mujeres normales y corrientes como yo y no ví a ninguna que le hiciesen gracia esos dibujitos, esos dibujos por quien y en donde han sido públicados atenta contra muchas cosas, pero lo primero el respeto debido a una paciente. Y refleja muy bien muchas situaciones reales (en cuanto a la falta de respeto), que aquellas mujeres que no hemos podido escoger profesional (no todas pueden) hemos sufrido.
    Por cierto he leido que escogio profesional ¿porqué?, ¿no se fiaba de cualquiera?.

  • Teresa, el problema es la forma de verlas, y como también digo en mi texto, son chistes internos, por tanto es complicado entenderlos desde fuera.
    No se quien dice que sea la mayoría de mujeres las que sienten repulsión, que algunas hagan más ruido no las convierte en mayoría.
    Lástima que no pudiera elegir médico, en España en teoría se puede. Yo escogí gine por lo mismo que escojo abogado, arquitecto, pintor y fontanero. Por lo mismo que voy a un supermercado y no a otro, a una agencia de viajes y no a otra o como en un restaurante y no en otro. Y eso no quiere decir que no me fíe de las otras opciones.
    Lamento que a usted le hayan dolido tanto, quizá el problema sea la forma de verlas y no la viñeta en sí. No dicen que no ofende quien quiere?. Un saludo y gracias por su comentario.

  • Teresa

    Perdona, en España te toca el que te toca, es más ni siquiera te toca el que te deberia tocar, te toca el que esté aunque en el papel ponga consulta con “doctor, tal”.
    Salvo que tengas dinero para pagarlo a la mayoria nos toca el que nos toca.
    Porqué no te llevas los dibujitos a la calle y los enseñas a algunas mujeres, no es una idea original otros ya lo han hecho.
    Eso sí, no te olvides de decir que esos dibujos fueron hechos por y para ginécologos.
    ¿chistecitos internos?, bueno no sé que opinaría si el director del cole donde van sus hijos se dedicase en sus ratos de ocio a hacer chistecitos “internos” en la públicación del colegio, donde se ria de los chicos y chicas, timidos o gordos o tartajas o calvos o torpes o…
    Y el director del colegió no jura acatar un código etico, algo que los profesionales de la médicina en teória juran, aunque en la realidad…..

  • Teresa, yo no tengo que enseñar los dibujitos por la calle, ya lo he hecho aquí, una ventana estupenda al mundo. He enlazado con las imágenes, he contado quien las ha pintado y donde se han publicado. Por la calle no llegaría a tanta gente, como la que tengo la suerte de que nos visite aquí.
    En mi colegio había una revista interna, en la que se publicaban viñetas cómicas sobre situaciones entre profesores y alumnos. Eran muy divertidas, claro que sólo para los del cole, alguien de fuera no lo hubiera entendido. Las hacían profesores y alumnos.
    Lo que te molesta que es?, que a mi no me molesten o que lo diga en voz alta? Tanto te fastidia que no me sienta identificada y que les de una lectura diferente a la que tu les das? Has dedicado un sólo segundo a intentar verlas como yo las veo? porque yo si he intentado ese ejercicio y sigo igual. Gracias por tu comentario. Un saludo.

  • Teresa

    Perdona, creo que la que te molesta que no las pueda ver como tu dices es a tí, y cuando no tienes argumentos te sales por la tangente o lo intentas hacer ver como un ataque personal. Nada más lejos de la realidad, pero cuando una crea un blog y admite comentarios se arriesga a que estos no den la razón a la propietaria del blog.
    En la creación de estos dibujos no han participado ninguna de las mujeres a las que prentendia retratar ese señor y no puedo juzgar las viñetas del colegio realizadas por alumnos y profesores. Como puedes ver para nada comparable ni siquiera con el ejemplo que yo te puse.
    Si a tí te parecen divertidisimas estas viñetas pues que quieres que te diga….
    Pero hay muchisimas mujeres que no nos parecen divertidisimas y sí, las he mirado de todas las formas posibles y siempre veo lo mismo, ni siquiera una sonrisa han conseguido que esbozase.
    Por cierto en esta pequeña ventana al mundo, tampoco veo muchos comentarios a favor de las viñetas, es más creo que ninguno.
    Un cordial saludo

  • Teresa, yo no estoy molesta ni me lo tomo como algo personal en absoluto, porque a mí no me afectan en nada las dichosas viñetas. Por cierto que tampoco he dicho nunca que me hagan gracia, sólo que no me ofenden.
    Por supuesto que admitimos comentarios y si son en contra favorecen el debate, algo que me parece muy interesante, sano y enriquecedor. Cierto que en esta ocasión, por ahora, no hay nadie que haya dejado un comentario y que piense como yo, pero no esperaba otra cosa. Sin embargo lo que me ha sorprendido es que no llegaran comentarios opinando lo contrario, antes y en mayor cantidad. Una vez más, gracias por dejarnos tu opinión. Un saludo

  • jane

    Con este último reducto escondido de violencia de género ocurrirá como con el resto, el acoso laboral y la violencia doméstica. Hay que ponerlo sobre la mesa y la sociedad acabará por concienciarse de que es una lacra de la que librarse. No por el mero hecho de que haya secretarias que se rían cuando el jefe les toca el trasero o porque ciertas mujeres increpen a quien intenta impedir que les pegue su marido en plena calle debemos dejar de pedir que se las proteja a ellas también.
    Cuando ves que en una gaceta MÉDICA, no en El Jueves, no en una publicación dirigida a camioneros (tampoco me reiría, pero bueno…) se dedican a mofarse de mujeres ejerciendo derechos legales como el consentimiento informado (sí, pone mirada lasciva a las nalgas), de mujeres ignorantes, gordas, tactos con uñas afiladas, prolapsos e incontinencias…bueno, cada una tiene su sensibilidad, pero lo que no se puede negar es que dejan muy mal a la única profesión médica que se ha atrevido, no a inventar chistes de enfermedades, sino a publicarlos, a no retractarse y decir que sólo son humor jovial. Lo bueno, si es que hay algo, es que a mucha gente se le ha caído la venda de los ojos con ésto.
    Si a ésto le sumas la cantidad de mujeres inmovilizadas durante su parto, oxitocinadas por ir más rápido, cortadas en sus genitales o en su vientre, sintiendo que realmente se lo podían haber ahorrado con otro tipo de atención, etc (incluyendo no pocas que narran cómo se burlaban de ellas, las gritaban y no las informaban con verdad ni suficientemente)…socialmente empieza a haber un terreno abonado, y por los propios ginecólogos y profesionales sanitarios.
    También es nuestra responsabilidad informarnos y tratar de adquirir habilidades si vemos que quieren abusar de nosotras en esa situación, pero no me negarás que nuestra confianza ha sido violada en ya demasiadas ocasiones, y las viñetas son sólo la gota que colma el vaso.
    Y sí, sí somos capaces de entender estos chistecitos internos, porque las protagonistas somos nosotras. Y no somos ignorantes, ni malas madres, ni listillas, ni prostitutas, etc. Y si lo somos, merecemos el respeto de nuestros médicos, que no están en el colegio haciendo caricaturas del profe. O mejor, deberían respetarse ellos mismos, respetar los derechos humanos de las mujeres y pedir disculpas. Además de reciclarse en su profesión y hacer jornadas de sensibilización sobre el trato a las mujeres, como hacen en otros países dónde este tipo de violencia se está dejando atrás.
    Siempre habrá mujeres que defiendan comportamientos intolerables y no las vamos a persuadir con razonamientos lógicos y humanitarios pues algunas llegan en ocasiones a una especie de síndrome en el que defienden a sus secuestradores y se unen a ellos Està más allá de sus fuerzas. Sufrirían demasiado.
    Ya, ya sé que personalmente no te sientes ofendida. Pero si alguna vez eres capaz de ponerte en tu papel de mujer en lugar de en el punto de vista del que abusa de tu prójima con todas las excusas del mundo (están estresados, no soportan verse cuestionados, necesitan reírse de la situación en su publicación médica, etc) y la crees a ella, a lo mejor puedas ayudar un poco.
    Un saludo.

  • Isabel L

    Hola, a mi sí que me indignan y trataré de explicar por qué.
    No me identifico con ningún grupo defensor de causas únicas, antes al contrario, y especialmente me provcan antipatía las posturas cerradas que defienden una sola actuación -parto natural + lactancia materna- como la única aplicable a todas las mujeres y recien nacidos.
    Soy hija de ginecólogo, que por desgracia murió hace muchos años y soy nuera de cardiólogo. Conozco los chistes de este tipo y otros referidos a situaciones con las que tropiezan estos profesionales que en ocasiones son inimaginables -de verdad.
    El caso es que han intentado reirse de determinadas situcaiones, cosa que entiendo, y lo han hecho de forma zafia, grotesca y sin la menor traza de entendimiento de su propia zafiedad. La viñeta que pones es la única que me hizo algo de gracia, precisamente fue el caso de mi hija. Hay una en la que se exhibe un consentimiento para miradas lascivas, y otra más en la que sale una mujer corriendo por el parque con un prolapso que se retrata como un chorizo que van persiguiendo los perros cual longaniza. Su compañero se lo echa en cara por no operarse. Lo cierto es que quien no se opera un buen prolapso seguramente no esté en situación de hacer jogging por el parque, ni tenga cultura para comprender la necesidad del ejercicio ni la urgencia de la intervención.
    Efectivamente, no aparece ni una sola ginecóloga; aparecen enfermeras esperando, pacientes estúpidas y varias veces se retrata sólo la mitad inferior de la mujer con las piernas en alto. En conjunto se retrata a la mujer como subordinada -la enfermera esperando-, pasiva -camillas-, estúpida -el jogging de la longaniza-, y desinformada -en todas-.
    El humor negro, irónico y sarcástico, que es el que se usa para reirse de la gente, o de las situaciones, bordenado los límites de las convencionalidades y los tabúes, se emplea (además de la mala leche, permitida, la ironía, esencial, y la casquería, muchas veces también admisible, en este caso en particulas muy disutible), la autocrítica, el verse uno como parte de la situación y no por encima de ella, se puede humillar a los demás porque se humilla uno. En este caso, además del esperpento de los chistes -de casquería- cualquier rastro de autocrítica brilla por su inexistencia, es más se ponen ellos por encima ó como vítimas totales. Y eso lo convierte en inadmisible.

  • Jane, estás comparando una paliza a una mujer con unas viñetas de gusto cuestionable? Me parece llevar esto al extremo, a uno al que no me veo capaz de seguirte.
    Rozas la falta de respeto con tu definición de ciertas mujeres que no piensan como tú, colocandote en situación de ser la única poseedora de la verdad, la lógica y la perspectiva correcta.
    Me acusas de no tener empatía y te quedas tan tranquila. Pues sigue con tu guerra que no es la mía. Como digo en mi post, hay cosas mucho más importantes a las que dedicar la lucha. Un saludo

  • Isabel, gracias por tu comentario, pones en contexto las viñetas, puedes entenderlas y juzgarlas. Tu lo has dicho, ha intentado contar una cosa y no ha sido capaz. Pero el fondo, desde mi punto de vista, no es la burla a la mujer sino a la situación.
    Pueden ser zafias, desagradables, gustarte o no, hacer gracia o no, yo eso no lo he planteado en ningún momento, pero el fin es representar a la señora que por mucho que le dices que tiene que operarse no te hace ni caso (y es una tras otra), a la que te amenaza con denunciarte a la mínima (los médicos en España viven con esa amenaza constante y de ahí la inclusión de la mirada lasciva), la que te exige la vacuna y sus supuestos derechos porque ella te paga tu sueldo… etc. Es que está reflejando las situaciones con ellas, no con sus pacientes en general.
    Sobre las enfermeras y las ginecólogas, me parece un humor trasnochado, la verdad. Que son machistas? probablemente, qué no hacen autocrítica? supongo que también, pero no es por lo que las están denunciando. Las denuncian por violencia de género entre otras cosas y eso es lo que yo no puedo compartir.
    Es que estoy segura que este señor dibujaría algo muy parecido si fuera urólogo con hombres como protagonistas.
    A ti te indignan y lo entiendo y respeto. A mí no, no me molesta ese tipo de humor, pero desde luego no me ofenden ni me siento atacada en mi condición de mujer.
    Aunque no coincidamos creo que al menos, las vemos desde el mismo punto de vista. Gracias otra vez por dejar tu opinión.

  • jane

    Que te maltraten en el nacimiento de tu hijo es llevarlo al extremo y mofarse de la que lo sufra en una GACETA MÉDICA también lo es. Y claro que lo comparo con una paliza. El cuerpo se te queda igual y el sentimiento de que te consideren una piltrafa quienes deberían cuidar de ti es la misma. Ya veo que no eres capaz de seguir mi razonamiento, así que no insisto más.
    Y no te acuso de falta de empatía, realmente creo que debes sentirte en sus manos y agradecerles lo que han hecho por tí, creyendo que les debes la vida y la salud de tus hijos. Y quizá hasta sea así. El tema es que el 90 % de las mujeres sólo necesitarían ASISTENCIA durante el parto por si algo va mal y lo que obtienen es INTERVENCIÓN agresiva que hace que las cosas vayan realmente mal para mujeres que no la necesitan y a las que se perjudica física y emocionalmente sin necesidad. Y por desgracia, algunas lo siguen pidiendo. La concienciación social impedirá en el futuro que esto se siga negando y fomentando con caricaturas tan atroces.
    Y lo que realmente es una falta de respeto con las víctimas es que después se les den lecciones de maternidad (eso no es nada, a mí sólo me importa mi hijo, mira qué buena madre soy) y que se diga que tenemos que ponernos en el lugar de los agresores cuya mayor cantidad de vidas que salvan son las que ellos mismos han puesto en peligro con procedimientos obsoletos que han llevado a las tasas que tenemos en España de cesáreas, episiotomías, etc.
    Y encima que hay cosas más importantes a las que dedicarse, claro…Sólo hay que ver la cantidad de noticias sobre el parto en comparación a las que se dedican a los modelitos de Leticia y Pippa Midleton.
    Pues nada, sigamos así.
    De todas maneras, es enriquecedor tu punto de vista, pues hacía tiempo que no tenía la oportunidad de comentar el tema con alguien que realmente estuviese tan de acuerdo con la situación en la que estamos. Gracias.

  • Jane, me alegro que tras decirlo dos veces te hayas dado cuenta que no te sigo. Centrémonos, llamas maltrato a la epidural, la episiotomia y el rasurado? y esa opinión no ofende a nadie? curioso.
    Yo a mi ginecólogo le debo la vida de mi niña, a él y a la matrona. Si no voy al hospital y no lo ven mi niña no estaría hoy aquí.
    La vida de mi niño, no lo tengo tan claro pero también se la agradezco, detectaron un problema la sexta semana de gestación y ayudaron a mi cuerpo a gestarlo y aguantarlo hasta el final. Y aquí está. Por desgracia al del medio no pudo salvarlo nadie. En los tres casos no estuve más de dos noches en el hospital, volví a casa con molestias pero sin dolor, con mucha energía y muy feliz (obviamente en el segundo feliz no estaba). Siento no poder contar nada horroroso del parto. Pero si quieres te amenizo la tarde con mis pesadillas sobre lactancia.
    Otra vez la buena madre, que pesadez con calificar a las madres, pero quien tiene capacidad para juzgarlo?. Quién ha dicho que sea mala madre la que valora el parto? porque va a ser mejor la que tiene una mayor tolerancia al dolor y otras situaciones? es absurdo.
    Me da pena que tu mundo sea solo el inmediato y que no seas capaz de ver lo que la ginecología y la pediatría han hecho por los niños y madres. Un poco de historia o solo mirar un poco hacia abajo serviría para no decir semejantes cosas.
    No tengo ni idea de quien es la tal Pippa, pero si la pones con Leticia será alguien del corazón. No entiendo que pintan aquí.
    Sobre lo que tu crees que yo creo no puedo hacer nada, yo hablo y quien escucha interpreta lo que le da la gana. Pero en algo estamos de acuerdo, tu comentario enriquece la conversacón, gracias por ello. Un saludo

  • Isabel L

    Hola de nuevo, gracias por la respuesta que encuentro muy interesante. Estamos de acuerdo tambien en que no es violencia de género; para mi es indicativo de machismo -asumido o no- y de una mentalidad de hace tiempo en la que se aprobaban burlas zafias que hoy no -en una revista profesional de consumo interno, otra cosa sería Torrente-. Lo cierto es que no estoy en contra de las críticas, pero bien hechas. El humor es tremendamente difícil, las viñetas muy complicadas de hacer bien. En este caso lo indigante no son las viñetas en si, sino que las hayan publicado, porque se supone que la revista tiene su línea editorial y parece que o se les ha pasado o denotan una zafiedad de criterio paralela a la calidad de los chistes.
    Curiosamente la letra de la dedicatoria me pareció de mujer, pero puedo equivocarme mucho en este punto.
    Y es absurdo que se juzgue la calidad profesional del dibujante por las viñetas, debe hacerse por su ejercicio profesional. Lo que sí que puede hacerse es sentir recelo de su posible conducta personal, a mi sin más datos, sea quien sea el autor, me causa rechazo personal.

    • Isabel L, creo que las firma todas un hombre. No se porque yo creo que las habría hecho igual si fuera especialista en algo exclusivamente masculino, puedo imaginarme facilmente como representaría a los pacientes hombres. Aunque es cierto que es sólo una especulación y que lo que hay son viñetas sobre mujeres. Totalmente de acuerdo respecto a la profesionalidad y me parece lógico el recelo, pero por lo que deja entrever de su personalidad, no de su profesionalidad. Un placer, gracias.

  • Candela

    Hola Belén aunque veo que la entrada tiene más de dos meses y no se si la vas a leer, no he podido resistir la tentación de escribir!! En primer lugar felicitaros por vuestro blog, me encanta!! lástima que no lo haya descubierto hasta ahora, me habria ayudado muchísimo!!!
    Ojiplática estoy con los comentarios de Jane….. que no se por donde empezar… soy Médico de Familia y trabajo en el servicio de urgencias de un pequeño hospital desde hace más de 4 años. En primer lugar, comentar que no me ha molestado en absoluto la viñeta,estoy de acuerdo con Belén, solo se trata de una broma sobre la situación , no sobre las mujeres. Aunque haya gente que no pueda entenderlo muchas veces es una manera de aliviar la tensión en nuestro trabajo, que es mucha… hacemos bromas sobre los dramas que nos toca vivir a diario. Por lo menos en mi caso, nunca sobre un paciente en concreto…, y lo hacemos todos, oncólogos incluidos, incluso los responsables de las unidades de paliativos, todos… y quien diga que no lo hace.. está mintiendo.
    En segundo lugar, yo creo que Jane y yo vivimos realidades distintas…os explico.. soy la orgullosa mamá de una preciosidad de 4 meses ymedio. Nos ha costado mucho sufrimiento conseguir que llegara al mundo, tres largos años de tratamientos de fertilidad, 7 fecundaciones en vitro en concreto, sangre,sudor y muchas lágrimas, muchas, así que cuando me quedé embarazada ni se me ocurrió pensar en como seria mi parto.. solo queria que mi bebita creciese sana. Me daba absolutamente igual,,, a mi que estoy acostrumbada a pincharme medicación enla tripa cada dia durante meses, a hacerme ecografia de control ovárico y analítica sanguínea cada dos dias durante la fase de estimulación,,,, que me he sometido a todo tipo de pruebas , histeroscopias exploradoras, cariotipos y etc… me daba absolutamente igual de que manera naciese mi hija, solo queria que saliera bien. En contrapartida mi embarazo fue estupendo, ni una molestia y a pesar de tener 40 años ni me hice la amio , ya que todo estaba perfecto.Mi ginecólogo me explicó cuando estaba de 39semanas que mi peque estaba en cefálica insinuada, que no estaba encajada y que creia que tendria que hacerme una cesárea.Me explicó que con mi edad ,aumentaba por tres el riesgo de complicaciones si pasábamos de la semana39, pero me dio la opción de intentar una inducciión o incluso esperar a parto espontáneo…y como comprendereis ni mi marido ni yo quisimos arriesgarnos. Intentamos un parto inducido cuando estaba de 39 más 4 y como no dilaté nada de nada fuimos a cesárea. En ningún momento nos sentimos presionados, tomamos la decisión libremente, y cuando llegó el momento no me sentí agredida… todo lo contrario me trataron con una delicadeza que me dejó impresionada…desde el ginecólogo hasta la anestesista , enfermeras, auxiliares, explicándome a cada momento lo que sucedia, dandome la mano… enfin… estoy encantada, aunque mi parto fue por cesárea, es la experiencia más maravillosa que he vivido, y aquí tengo a mi pequeña sanita y gordota para recordármelo.Así que yo creo que Jane, simplemente vivimos realidades diferentes, casi pienso que vivimos en planetas distintos!!

    • Candela, nada que añadir, estoy de acuerdo en todo, incluso en lo de los distintos planetas. Entiendo perfectamente lo que fue el momento del parto para tí y lo que sentirás al mirar a tu niña. Gracias por compartir tu experiencia y enhorabuena por tu pequeñita.
      Me alegro que te guste nuestro blog, eres bienvenida siempre que quieras. Un abrazo.

  • Candela

    Muchas gracias por tus palabras Belén!!! voy a seguir leyendo vuestros consejos que me encantan!!! besos!!

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 22 septiembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *