24 julio 2014 Noticias, Salud

Ansiedad maternal y llanto bebé

A estas alturas ya sabemos, a ciencia cierta, que todo aquello que siente, experimenta y vive una mujer a lo largo de su embarazo, son pequeñas muescas que van influyendo en el desarrollo de su bebé. No sólo a nivel físico, en cuanto a sus hábitos diarios tanto en la alimentación o en el consumo de ciertas sustancias perjudiciales, si no también en el ánimo. Según sea nuestra disposición ante el embarazo, la forma de vivirlo y el modo de solucionar los pequeños problemas que se nos van planteando, así le dejaremos a nuestro bebé uno u otro legado emocional.

A pesar de que, en esta parte, todavía queda mucho por trabajar, es cierto que cada vez son más los estudios científicos que se centran en esa parte emotiva de la madre a la hora de entender ciertos comportamientos en el recién nacido. Este es el caso de una nueva investigación, que nos llega desde Alemania, y que nos habla sobre la influencia de la ansiedad que padece la madre en el llanto del bebé.

La autora de este estudio es Johanna Petzoldt, del Instituto de Psicología y Psicoterapia Clínica de la Universidad Tecnológica de Dresden, en Alemania, y nos afirma que existe una relación entre la ansiedad que padece la madre, incluso antes de quedarse embarazada o después de haber dado a luz, y el llanto del pequeño. De hecho, después de muchas pruebas, comprobaron que estas madres lograron tener bebés que lloraban más a menudo que aquellas otras que no habían padecido ningún trastorno de este tipo.

Para realizar el estudio se cogió a 286 mujeres que se encontraban en las primeras semanas de embarazo y se les preguntó si tenían o habían tenido síntomas de depresión o ansiedad. Se les hizo un seguimiento a lo largo del embarazo y también después del parto, hasta que el bebé tuvo un año. Los resultados permitieron comprobar que aquellas mujeres que habían tenido algún problema de ansiedad o depresión a lo largo de este periodo (antes, durante o después) tenían bebés que lloraban mucho más que aquellas otras que no lo habían padecido.

De todos modos la doctora dice que queda mucho por descubrir todavía. Este estudio no prueba que la depresión materna sea la causa del exceso de llanto en el bebé, sólo que existe una relación cuyos motivos están por descubrirse.

Vía | Vida y estilo
Foto | Edukame

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 25 julio 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *