28 mayo 2009 Consejos, Padres y madres

los trucos de mama a la hora de dormir

Después de todo un día de trabajo, tensiones y tareas de toda índole, nuestro cuerpo necesita descansar y reponer fuerzas para el día siguiente. Pero a menudo sucede que nuestras necesidades no van en armonía con las de nuestro bebé. Hay niños que, desde el nacimiento, utilizan las noches para avisarnos, continuamente, de su presencia en el mundo, impidiendo así, que podamos disfrutar con los beneficios del reparador sueño. Por eso las mamás, como en todo, han tenido que idearse algún que otro truco para apañárselas con el descanso de toda la familia.

  • Con mamá pero sin ella. A veces los pequeños lloran porque echan de menos a su mamá, para ello lo mejor es dejarles en la cuna una prenda que contenga tu olor, de este modo sentirá que está junto a ti y se sentirá más protegido.
  • Tu voz la mejor nana. Háblale despacio, con voz suave y pausada. Mientras le vas haciendo un suave masaje por su cabecita y, poco a poco, irás disminuyendo la intensidad de los gestos al igual que las palabras.
  • El peluche-reloj. Un truco para que no llore a la hora de coger el sueño es poner un reloj dentro de un peluche y dejárselo al lado. El sonido del ‘tic-tac’, les relaja, favoreciendo así su deseo de dormir.
  • Baño relajante. Es uno de los trucos más conocidos y de los más efectivos, pero si aún así le cuesta, prueba a añadir en el agua del baño unas cuantas bolsitas de manzanilla, esta planta es un relajante muscular natural, así que hará que nuestro pequeñín se vaya a la cama más tranquilo.
  • Ruido o música clásica. Algunos niños necesitan de algún tipo de ruido que les recuerde a su estancia en el útero materno para poder relajarse. Algunas mamás han grabado el ruido de la lavadora centrifugando, otras el del secador y, otras muchas, ponen música clásica muy bajita, a fin de que el bebé se relaje antes de dormir. Ya sabéis, cada bebé es un mundo y sus técnicas son totalmente diferentes.
  • A dormir a su cuarto. Algo que os puede ayudar en el momento de trasladarlo a su cuarto es que los últimos días que duerma en el tuyo le pongas una música suave para dormir y, luego, una vez lo cambies a su cuarto, le sigas poniendo la misma música. Esto le ayudará a sentir que sigue en tu dormitorio.
  • Vía | Guía del Niño
    Más Información | Crecer Feliz

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 mayo 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *