8 mayo 2009 Parto, Salud

posparto

Luego de dar a luz pueden aparecer algunos problemitas, que si bien son pasajeros y nada graves, es necesario controlarlos.

Hemorragias
Se trata de pérdidas abundantes de sangre roja con coágulos de un tamaño considerable.
Justo después del parto, indican que tu útero no esta teniendo la capacidad de contraerse en forma adecuada. Para cortar estas hemorragias puedes tomar algún medicamento que te indicará el médico.
Si las hemorragias suceden los días posteriores puede estar indicando que han quedado restos de la placenta o de las membranas. En estos casos hay feo olor en la sangre. Cuando el ginecólogo lo verifique solucionará el problema mediante un legrado y te recetará antibióticos para prevenir la infección.

Anemia
Es común que cuando te conviertas en madre te falte hierro. Te darás cuenta ya que te sentirás débil y continuamente cansada.La anemia puede ser tratada con reposo y llevando una buena alimentación. En algunos casos se te recetará un suplemento de hierro. Cuando el caso se torne más grave (cosa poco habitual) se podría indicar una transfusión de sangre.

Edemas
La hinchazón de las manos y de tus tobillos es causa de la retención de líquidos
. Si bien este problema es más frecuente durante el embarazo, existen ocasiones donde aparecen durante el posparto. En estos casos es bueno descansar con tus piernas un poco elevadas y mantener una dieta equilibrada. Tener edemas es pasajero y por lo general desaparecen por sí solos en unos pocos días.

Se te soltaron los puntos
No es nada común, pero no podemos dejar de contemplarlo como uno de los problemas que pueden aparecer luego del parto. Esto podrá traerte fiebre y bastante dolor, ya que es normal que se te infecten. La infección es tratada con antibióticos y las molestias se alivian con analgésicos.

Fiebre
Para poder determinar la causa puedes consultarle a tu médico.

Dolor abdominal
El dolor abdominal después de un parto puede durarte entre dos o tres días. Si este malestar persiste quiere decir que la placenta y las membranas no se han expulsado totalmente y puede existir una infección.

Hemorroides
Aparecen en el embarazo, a consecuencia del estreñimiento y la presión que ejerce el útero sobre la pelvis. Pueden complicarse durante el parto por el esfuerzo al que se somete el periné. Lo mejor que puedes hacer es lavar la zona con agua fría y aplicarle una crema antiinflamatoria, ten cuidado de que no toque la zona de la episiotomía. No es aconsejable extraer las hemorroides en el puerperio.

Grietas en los pezones
Se trata de pequeñas excoriaciones dolorosas
que se producen en la piel del pezón y suelen sangrar al dar de mamar. Aparecen cuando el recién nacido no es colocado de forma correcta y agarra mal el pecho. Para curarlas debes eliminar con agua el resto de leche de los pezones y mantenerlos al aire la mayor cantidad de tiempo que se pueda.

Mastitis
La mastitis es una inflamación dolorosa de las mamas
que se provoca por una infección y es común que aparezca luego de unas semanas del parto. Se produce por la entrada de gérmenes por el pezón sobre todo si hay grietas. Tu médico seguramente te recetará antibióticos y analgésicos, pero nunca te aconsejará suspender la lactancia.

Fuente | Revista Mamá

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Otros problemitas más del posparto 10 julio 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *