28 mayo 2009 Noticias, Recién Nacido, Salud

Los padres que se niegan a vacunar a sus niños de tos ferina les ponen en riesgo
La tos ferina es una enfermedad infecto-contagiosa que se caracteriza por la presencia de una tos en accesos o paroxismos. Se contagia de la persona enferma a la sana por el aire. La incubación dura de 7 a 10 días y la enfermedad se mantiene durante 10 o 12 semanas, pasando por tres fases.

En la primera que dura unos 15 días, los síntomas son los de un simple catarro con poca fiebre o sin ella y empeoran de noche. La segunda dura de 4 a 6 semanas, en ella la tos es productiva y se presenta de manera paroxística, en accesos o “quintas”. Es una tos a golpes, ininterrumpida, que dificulta la respiración y produce congestión y gran sensación de angustia. No provoca fiebre y empeora también de noche. La tercera y última fase es la de remisión que dura entre 1 y 2 semanas. En ese tiempo las quintas se hacen menos frecuentes hasta que desaparecen.

Si un niño vacunado enferma de tos ferina, la enfermedad semejará un catarro prolongado. En el recién nacido y lactante no vacunado, la tos ferina se presenta con frecuentes crisis de apnea (falta de respiración) y también con frecuentes complicaciones respiratorias y neurológicas. Las complicaciones de la tos ferina causan una mortalidad global del 0,2 por ciento y son sobre todo respiratorias y neurológicas.

Los niños no vacunados tienen un 23 por ciento más de posibilidades de contraer la enfermedad que los vacunados, según un estudio publicado en Pediatrics. Una de las razones que aluden los padres que no vacunan a sus hijos, es que el niño no está en riesgo de contraer la enfermedad contra la que se le quiere vacunar, algo que este estudio demuestra que es falso.

Al parecer el número de padres que se niegan a vacunar a sus hijos está aumentando, al menos en Estados Unidos. Según Keiser Jason Glanz, científico principal del Instituto de investigación en salud de Kaiser Permanente, la investigación “también muestra que la decisión de negarse a las vacunas podría tener ramificaciones importantes para la salud de toda la comunidad. Basado en nuestro análisis, hallamos que una de cada diez infecciones por tos ferina se podría prevenir con la inmunización”.

Vía | Medline Plus
Más información | Asociación Española de Pediatría
Foto |El embarazo

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 mayo 2009
  2. Vacunar a los niños contra la Hepitatis B previene el cáncer de hígado 17 septiembre 2009
  3. Las vacunas que protegen a nuestros bebés: Tos ferina/Pertussis 4 marzo 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *