1 octubre 2009 Consejos, Opinión, Padres y madres

Llegó Octubre, el mes de Halloween

Aunque en muchos países no se celebra el Halloween, en otros, se ha convertido ya en una tradición establecida, y los niños esperan ansiosamente la llegada de este día especial para disfrazarse y recoger caramelos. Los más pequeños aún no lo disfrutan con la misma intensidad, pero sin embargo muchas madres viven la ilusión de disfrazar a sus bebés desde los primeros años.

En algunos países se ha puesto de moda organizar fiestas de disfraces con amigos y en muchos colegios y jardines de infantes se organiza una pequeña fiesta del día de los niños, a la que asisten disfrazados. Es importante tener en cuenta ciertas recomendaciones, para pasarla bien y no tener ningún percance, en cuanto a la comodidad de los disfraces.

El disfraz debe ser lo más cómodo posible; lo importante es que se sienta a gusto, que utilice zapatos que le permitan caminar con comodidad y el traje o las mangas del mismo no se enreden con objetos. Algunos disfraces terroríficos, pueden ser de colores demasiado oscuros como para ubicar al pequeño entre la multitud; es mejor llevar algo reflectivo o visible, que permita reconocer al niño con facilidad por si se suelta de la mano en un lugar público o se distancia para compartir con otros niños en la fiesta.

No es recomendable que los niños pequeños utilicen máscaras, ya que no les permiten respirar con comodidad, y los agujeros para los ojos pueden también bloquear la visión. En cuanto a los accesorios y a las superficies rígidas y etiquetas del disfraz, es importante también revisar que no tengan ningún borde incómodo que pueda lastimar la piel del niño.

Tanto los pequeños que disfrutan utilizar un disfraz como sus padres, estarán interesados en que luzca lo más hermoso posible, que se vea bien, pero hay que recordar que ante todo, debe primar la comodidad y la seguridad del niño. Por último y tal vez lo más importante, es revisar los dulces que el pequeño ha recibido antes de que empiece a comerlos, ya que un caramelo sólido podría producirle una asfixia; es aconsejable que los niños pequeños coman caramelos de tipo blando, galletitas u otro tipo de golosinas que no representen riesgos.

Foto l Foro-Ciudad

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 1 octubre 2009
  2. Disfraz casero para Halloween: Fantasma 7 octubre 2009
  3. Todos los Santos: una festividad muy dulce 15 octubre 2009
  4. Lectura recomendada de la semana: La mansión encantada 17 octubre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *