23 septiembre 2012 Embarazo

Desconocer el embarazo hasta el final

Recientemente leí una noticia que me ha llamado la atención, y me llevó a preguntarme si existe la posibilidad de estar embarazada y no saberlo (no me refiero a estar embarazada de pocas semanas, sino de llegar al momento del parto sin haberte percatado de la situación).

El caso que me ha llamado la atención es el de una soldado británica que dio a luz mientras se encontraba en Afganistán y aseguró no haberse dado cuenta de su embarazo. Este caso es realmente raro, pero estoy segura de que no es el único en el mundo, muchos de estos casos se deben a la gran autonegación de las mujeres, negación que se da de manera inconciente.

Esta mujer era una soldado de artillería y llegó al parto creyendo que solo tenía fuertes dolores estomacales, sin darse cuenta de su avanzado embarazo. Esto se dio a conocer por el Ministerio de Defensa británico. Afortunadamente el bebé ha nacido y ambos se encuentran en perfecto estado de salud.

En este caso un aspecto fundamental es que las mujeres que se encuentren embarazadas no pueden llevar a cabo su servicio militar en las regiones de combate, esto está totalmente prohibido. Pero como te mencioné anteriormente, este no es el único caso, de hecho, los profesionales aseguran que uno de cada 2500 embarazos es ocultado por sus madres. Anna David perteneciente a la Universidad de Londres asegura que: “Quizás no son tan poco comunes como pensamos. Y creo que no tienden a ocurrir en un grupo particular de mujeres“. Existen diferentes razones por las cuales no se dan cuenta o no quieren darse cuenta.

Puede ser que la mujer está en una situación en la que las implicaciones para su vida serían muy grandes y por lo tanto no quiere admitir el embarazo ni a sí misma ni a sus padres, así que niega la posibilidad de que éste exista“.

Uno de los síntomas por el cual la mayoría de las mujeres nos damos cuenta de que estamos embarazadas es por la suspensión de la menstruación, pero además podemos sentir malestar o nauseas por las mañanas, un considerable aumento de peso y, obviamente, el crecimiento de abdomen.

Vía | BBC
Foto | Flickr – Moister

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *