30 agosto 2012 Embarazo, Libros

Música para antes de nacer

Ya sabemos los grandes beneficios que provoca la música durante el crecimiento de nuestro bebé. La música es una diversión que va más allá del puro ocio para convertirse en un vínculo sensorial que le une al mundo y a sus semejantes. A través de ella nuestro hijo desarrolla sus sentidos, abre sus sentimientos y disfruta con una de las artes más universales y cercanas al corazón humano. Pero si esto sucede una vez nuestro niño ha nacido, no lo es menos durante los nueve meses que se encuentra bien abrigado en el vientre materno.

Y de esto sabe mucho Begoña Ibarrola, una psicóloga, experta en musicoterapia y que ha escrito varios libros hablándonos de la vinculación de la música en el desarrollo humano, experiencia que ha plasmado, en este ocasión en “Música para antes de nacer” donde nos habla de la vinculación y educación emocional que se produce en el bebé, durante la época prenatal, con sus padres y a través de la música.

Es precisamente en ese momento cuando la música sirve como enlace y método de comunicación con sus progenitores, de ahí la importancia que adquiere esta expresión artística durante el desarrollo de nuestro hijo ya que, a través de ella, vamos a poder abrir un canal especial en el que las emociones y sentimientos se amplíen.

Otro apartado del libro nos habla de la memoria que conserva el bebé durante la época de gestación y de como se conservan, en el interior de nuestra memoria emocional, esas canciones y melodías que oímos en el vientre materno.

Además el libro viene acompañado con un CD en el que la autora ha recopilado una serie de música, altamente emocional, para que acompañe a nuestro bebé durante su crecimiento. Así encontramos a Mozart, Bach o Beethoven, entre otros.

“Música para antes de nacer” está editado por Ediciones SM y lo puedes encontrar en las librerías a un precio aproximado de 9 euros.

Página Oficial | Grupo SM
Foto | Pequelia

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 31 agosto 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *