7 febrero 2017 Nutrición

bebé bebiendo leche

Los seres humanos somos mamíferos, por eso nuestro primer alimento lo recibimos en forma de leche del propio cuerpo de nuestra madre. La lactancia materna es necesaria y recomendable, según las autoridades sanitarias, durante, al menos, los seis primeros meses de vida. Las cualidades y beneficios que nos aporta esta alimentación servirán como base para el desarrollo físico y mental que nos acompañará el resto de nuestra vida.

Pero una vez pasado ese periodo, que vendrá determinado según las ideas y creencias de cada cual, nos enfrentamos ante la disyuntiva de elegir una buena leche para seguir alimentando a nuestro bebé. Y aquí es donde se plantean muchas preguntas en las que la opinión de los expertos se encuentra dividida. Y es que si volvemos a entender que somos mamíferos, pasado ese primer periodo, la leche es totalmente innecesaria en nuestra dieta. O quizás no tanto.

Después de la lactancia materna ¿qué leche le doy?

La leche de vaca es uno de los alimentos necesarios para que el desarrollo de nuestro bebé sea del todo completo. Pero si hacemos un análisis de los nutrientes que aporta, también podemos comprobar que se encuentran en otros muchos que la naturaleza nos ofrece. Veamos cuáles son:

  • Vitamina D. Es conocida, también, como la vitamina del sol, así que no debe faltar en la dieta de nuestros niños ya que les ayudará a tener unos huesos fuertes y, por tanto, una estructura ósea sólida y capaz de acompañarles durante el resto de su vida. Sin embargo, también la podemos encontrar, además de en el propio astro rey, en alimentos como el hígado, el huevo o el pescado azul.
  • Calcio. Es, sin duda, el primer nutriente que se nos viene a la cabeza nada más pensar en la leche. Pero otros alimentos que contienen mucho calcio, casi tanto como los lácteos, son los cereales como el arroz, verduras como las espinacas, las acelgas, los berros, el brócoli…; y también lo encontramos en algunos frutos secos como la almendra, la avellana o las nueces.

Entonces, por esta regla de tres, ¿la leche de vaca es sustituible? Aquí es donde viene toda la polémica y las opiniones se dividen. Debemos pensar que el proceso de crecimiento de nuestros niños es distinto al de los adultos y, por lo tanto, sus necesidades nutricionales también son otras.

En este caso, la leche de vaca es necesaria mientras no nos encontremos con una intolerancia a la lactosa. Entonces tendríamos que buscar otras alternativas entre las que se encuentran las leches vegetales.

leches vegetales

Leches vegetales y niños

La leche vegetal se obtiene a partir de un proceso en el que se “exprimen” o concentran diversos frutos o cereales que nos da la naturaleza. Es así como nos encontramos con leches de almendra, soja o avena, entre otras, y que pueden aportar grandes beneficios a los niños pero, también, algún que otro inconveniente.

Si bien este tipo de leches contienen nutrientes beneficiosos como el calcio, también es cierto que son muy bajas en grasas o proteínas, por lo que deberíamos reforzarlas con una alimentación que incida más en estos nutrientes para compensar su carencia.

Los niños utilizan más energía que los adultos, además de encontrarse en etapas de crecimiento donde la alimentación es fundamental. Por eso, a no ser que tengan algún problema de salud en el que deban seguir una dieta estricta: intolerancias, alergias, obesidad… no es del todo recomendable que su aporte lácteo provenga, únicamente, de la leche vegetal, a menos que nos aseguremos que recibe el resto de nutrientes, de forma adecuada, de otros grupos de alimentos.

Vía | Mi pediatra online
Fotos | Escuelas infantiles Velilla y Baby tuto

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *