2 octubre 2017 Nutrición

Un tipo de alimentación que genra diferentes opiniones

Las leches de crecimiento fueron creada como una opción intermedia entre la leche de continuación y la leche de vaca, este tipo de producto genera una polémica, especialmente sobre los beneficios y su utilidad. En la entrada de hoy te hablaremos acerca de los aportes que pueden provocar.

Tengamos en cuenta que la leche es un alimentos muy importante para los bebés desde su nacimiento. Hasta los seis meses de vida se aconseja la leche materna, un sistema que es recomendado por la Organización Mundial de la Salud y otras organizaciones internacionales.

Cuando el niño llega al año de edad aparece la duda de qué tipo de leche deberá consumir, especialmente en los casos en que no se vaya a seguir con la leche materna. Frente a esta situación existen dos opciones: la leche de crecimiento y la leche de vaca.

Las leches de crecimiento fueron creada como una opción intermedia entre la leche de continuación y la leche de vaca.

La leche de crecimiento es un tipo de leche especial que se prepara a partir de leche de vaca desnatada a la que se le agregan algunos componentes con el fin de volverla más rica. Por los componentes que se agregan se parece bastante a la leche de continuación La leche de crecimiento se aconseja desde el año hasta los tres años de edad. La misma no cuenta con una legislación específica acerca de su contenido, la industria se enfoca en la normativa vinculada a la leche de continuación.

La leche de crecimiento se ajusta a las características de inmadurez de los aparatos renal y digestivo del niño. Tengamos en cuenta que cuando el niño ya tiene un año de edad deberá tener más cantidad y variedad de nutrientes, dependiendo de la madurez de su organismo podrá digerir y procesar alimentos que anteriormente no podía, entre ellos la leche de vaca.

Algunos consideran que este tipo de leche no solo es más cara sino que ponen en duda la utilidad real del producto.

Muchos profesionales consideran que a partir del año de edad el organismo de los niños ya está preparado para tomar leche de vaca, a pesar de que puede llegar a tener un exceso de proteínas y no contará con la cantidad de hierro necesario es un alimento bastante completo.

Un punto clave para establecer si se pueden o no tomar las leches de crecimiento es determinar la edad del niño que la va a tomar, además de pensar que la limitación podría ser la intolerancia individual. Tengamos en cuenta que al año de vida la leche no es el único alimento que el niño recibirá. Si el resto de los alimentos que componen su dieta es variada y completa, incluyendo todos los grupos de alimentos ya estará recibiendo los nutrientes que no tienen la leche de vaca, pero serán aportados por el resto de la alimentación.

En un próximo artículo continuaremos hablando sobre el consumo o no de las leches de crecimiento y la manera en que se deberá incorporar a la dieta de los niños.

Vía | Webconsultas
Foto | Pixabay – Tatlin

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *