18 septiembre 2015 Lactancia, Noticias

lactancia y autismo

Cada vez son más los beneficios de salud que se asocian a la alimentación infantil a través de la lactancia materna. Reduce riesgos en enfermedades tan graves como la leucemia, protege de la contaminación ambiental e, incluso, influye directamente en la inteligencia de nuestro hijo. No en vano la Organización Mundial de la Salud, aconseja que sea el único alimento de nuestro bebé hasta los seis meses, combinándolo después con otros alimentos, siendo el complemento ideal hasta los dos años.

Quizás por ello las investigaciones, en torno a este nutritivo maná, no dejan de producirse, intentando encontrar muchos más beneficios que confirmen su enorme valor nutritivo y, también, emocional. Es el caso de la doctora Kathleen Krol, del Instituto para las Ciencias Humanas Cognitivas y del Cerebro de Leipzig en Alemania, que ha descubierto como existe una relación muy especial entre la leche materna y el riesgo a padecer autismo.

Según ha podido comprobar, la leche materna podría reducir el riesgo a padecer autismo en aquellos niños propensos genéticamente. Después de examinar a 98 bebés de siete meses, descubrieron que aquellos que fueron amamantados habían desarrollado una sensibilidad especial en torno a las emociones, para ello descubrieron que eran más propensos en mirar los ojos felices y mucho menos, en los tristes.

De esta forma, los investigadores se dieron cuenta que una atención reducida en la mirada del otro está relacionada con problemas sociales, entre los que se encuentra el autismo.

En esta investigación, también participaron expertos de otros lugares como la Universidad Nacional de Singapur y la Universidad de Virginia.

Vía | Rtve
Foto | Terapia infantil

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • Txaru

    4 años dándole la teta a mi hijo y darte cuanta de llegar a ser parte de su rutina, su técnica de relajación ante un berrinche; su hermano mayor tiene autismo con lo que disposición la tenia para padecerlo; no se si el tomar la teta esos 4 años pudieran beneficiarle a mejorar su desarrollo pero lo que está claro es que no por ello se libró de tenerlo, de ser autista
    Un saludo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *