25 febrero 2016 Lactancia, Noticias

vitamina d y leche materna

Desde Canadá nos llega una investigación, publicada en la revista científica “American Journal of Public Health”, en el que se recomienda dar un suplemento de vitamina D a los niños que, llegados al año de edad, han sido alimentados con leche materna, incluso cuando ya se ha ido alternando con otros alimentos sólidos. Según estos investigadores, aunque la leche de la madre contiene nutrientes suficientes para que el bebé se desarrolle perfectamente, se ha comprobado que anda escasa de la vitamina D, también conocida como la vitamina del sol.

Una carencia de esta vitamina puede causar la enfermedad conocida como raquitismo, enfermedad que empuja al reblandecimiento y debilitamiento de los huesos, provocando severos daños en el crecimiento del bebé.

Y es precisamente en Canadá, y otros países del norte del planeta, donde esta recomendación se realiza con más ahínco debido a la poca influencia del sol y las bajas temperaturas. No olvidemos que la vitamina D viene generada por los rayos ultravioletas que desprende el astro rey, siendo especialmente escasos en ciertas zonas del mundo.

Por eso, desde la Sociedad Canadiense de Pediatría y la Academia Americana de Pediatría, se aconseja que a partir del primer año del bebé, se le ofrezcan suplementos de vitamina D, incluso aunque ya esté comiendo alimentos sólidos que irá alternando con la lactancia materna. Según este estudio, comprobó que el riesgo de deficiencia de vitamina D en niños amamantados, aumentó un 6 por ciento cada mes que pasaban del año. Llegando hasta un 29 por ciento al cumplir los 3 años.

Vía | El Economista
Foto | Mamá Natural

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *