30 julio 2012 Embarazo, Opinión, Parto

Grandes profesionales y normalmente estupenda atención

Este artículo viene a raíz de los juegos olímpicos, concretamente por la ceremonia de inauguración. Para todos aquellos que la visteis el viernes pasado seguro que os acordáis del guiño que hicieron a sus sistema de sanidad público. Coreografía y música homenajearon a lo que aquí sería nuestra Seguridad Social, concretamente se basó en la atención a los niños.

Viendo todo aquello pensé que aquí en España eso sería casi impensable, estamos tan quemados con tanto recorte por culpa de la crisis que no sabemos apreciar lo que tenemos. A esto hay que sumar las típicas críticas de siempre como las listas de espera, las consultas masificadas e incluso la antipatía de los profesionales. Estos pensamientos los he trasladado a las maternidades de los hospitales públicos única área (afortunadamente) en la que he sido paciente.

Todo esto nos ha llevado a pensar que lo mejor es tener un seguro para dar a luz. Cada vez hay más mujeres que se hacen seguros privados cuando piensan quedarse embarazadas y tras el parto lo dan de baja. Es como si así estuviesen más seguras de que todo va a salir mejor. Esto lleva a que muchas mujeres que no se lo pueden permitir o que simplemente deciden tener a su bebé en los hospitales públicos se crean inferiores o que acudan temerosas.

Tengo que decir tras mis dos visitas a las maternidades de hospitales públicos como paciente que esto no es así. Cada cual está en todo su derecho de acudir a centros privados. Allí serán atendidas durante todo el embarazo y el parto por el mismo especialista, seguramente serán tratadas con total dedicación y también seguramente dispondrán de las mejores habitaciones en los hospitales.

Sin embargo también tengo que recordar que los hospitales públicos cuentan con profesionales estupendos que dispondrán todo lo necesario para que el embarazo y el parto se desarrolle lo mejor posible. Los hospitales también cuentan con la tecnología necesaria en las áreas de maternidad. En cuanto a las instalaciones cada vez son más los hospitales que considerando la importancia de la intimidad tras el parto tienen habitaciones individuales.

En cuanto a la hospitalidad y la simpatía de los médicos esto es como todo, los hay maleducados y los hay encantadores. La diferencia con los empleados en centros privados es que el trato inoportuno a los pacientes puede ser amonestado mientras que en los centros públicos las quejas en este aspecto no suelen servir de mucho (cosa que no apruebo). En fin, simplemente quería dar las gracias a todos los profesionales que han contribuido a que millones de bebés lleguen al mundo.

Foto | Flickr-Irene G.Ruiz

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 30 julio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *