20 enero 2011 Lactancia, Noticias

La lactancia materna exclusiva por seis meses está siendo cuestionada
Un equipo de investigadores británico, todos ellos especialistas en niños y nutrición, han puesto en cuestión la recomendación que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dió en 2001, la conveniencia de alimentar exclusivamente con leche materna a los bebés hasta los seis meses de edad. En ningún momento se niegan los beneficios de la lactancia materna, la cual se recomienda, tan sólo se refieren a la exclusividad, o lo que es lo mismo, la ausencia de otros alimentos hasta los seis meses.

La doctora Mary Fewtrell y sus colegas consideran que la recomendación es válida sólamente en los países en desarrollo. En dichas zonas el riesgo de infección y contagio por mala calidad del agua e insalubridad hacen que los posibles déficits por la falta de otros alimentos, compense el riesgo. El equipo de Fewtrell argumenta que la evidencia de que la leche materna es suficiente alimento hasta los seis meses es cuestionable. Los investigadores se plantean que la revisión de estudios que llevó a la OMS a hacer la recomendación global de los seis meses de lactancia exclusiva, Kramer MS, Kakuma R. Optimal duration of exclusive breastfeeding (Review), The Cochrane Library, 2009, N.o 4, concluye que la LM exclusiva reduce el riego de infecciones gastrointestinales, sin evidencia de la reducción de otro tipo de infección. Pero también señala que en algunos países en desarrollo se ha observado una reducción de la concentración de hierro.

Los autores dicen que ente los bebés exclusivamente amamantados seis meses, hay, efectivamente, un mayor riesgo de anemia por deficiencia de hierro, lo que puede causar problemas de desarrollo neurológico, que podría haber un mayor número de celíacos y más alergias alimentarias si determinados alimentos no se introducen antes de esa edad. También temen que retrasar la toma de otros alimentos puede afectar a la introducción de sabores, especialmente el amargo, que es muy importante para la aceptación de las verduras de hoja verde. Esto podría, según ellos, derivar en una alimentación insana más tarde y en consecuencia en obesidad.

Fewtrell considera que tras diez años desde que la OMS hizo su recomendación, es el momento de cuestionarla y revisarla, ya que hay datos suficientes para hacerlo. Todos los autores han firmado la correspondiente declaración en la que garantizan no haber tenido financiación externa ni relación con ninguna empresa de alimentación infantil en los últimos tres años. Tampoco tendrían relaciones familiares con alguien vinculado a estos intereses. Aún así, por supuesto, ya se les ha acusado de tener intereses en este tipo de empresas y de hacer la revisión para favorecer la venta de preparados.

El artículo publicado en el British Medical Journal es muy extenso, si estás interesado en leerlo completo para poder tener una opinión, te lo dejamos aquí enlazado.

La OMS ha respondido al artículo diciendo que mantienen sus recomendaciones pero que siguen atentamente los resultados de nuevas investigaciones, revisándolas para asegurar que no hay conflicto de intereses. En ningún caso hablan de que el estudio de Fewtrell sea falso o no vaya a ser tenido en cuenta, entre otras cosas, supongo que es porque se publicó el 13 de enero y dos días no son suficientes para analizar el trabajo de nadie.

Seguiremos pendientes.

Vía | Publimetro
Foto | Flickr-Sebribeiro

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 20 enero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *