23 febrero 2010 Consejos, Embarazo, Opinión, Parto

embarazo

En este último artículo de la serie te contaremos acerca de otras dudas que podrán aparecer juntos antes de que nazca tu bebé.

Suele pasar que justo antes de ir a la sala de parto te puedan venir ganas de ir al baño y no sepas si puedes ir o no. La respuesta dependerá de si vas a dar a luz con la epidural. Si este es el caso te recomendamos no moverte ya que podrás perder fuerza en las piernas.

Si no te han administrado la analgésica, si podrás levantarte, pero antes de hacerlo debes preguntarle a la partera, porque para poder caminar tal vez haya que interrumpir la monitorización, salvo que ésta se realice con un aparato sin cables (telemetría).

En cualquier caso, si no puedes levantarte, te pondrán una chata si lo necesites, y el personal cuidará de que exista la intimidad necesaria.

Otra duda es si puedes darte un baño o ducha antes del parto. En principio no existe ningún problema para que lo hagas, aunque se haya roto la bolsa de aguas (estamos hablando de ducha y no de baño de inmersión). Es más, muchos profesionales aconsejan darse una ducha si te la el tiempo, ya que la ducha puede ser muy relajante y aliviar el dolor. Pero ten presente que hay casos en los que no se puede perder ni un minuto, por ejemplo si al romper la bolsa el líquido sale de color amarillento.

Fuente | Ser Padres Hoy

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *