28 febrero 2013 Juegos y juguetes

Jueguetes para niños

En ocasiones compramos juguetes para nuestros niños que en apariencia son seguros, pero en realidad no lo son tanto, por los componentes que tienen en su composición. Hoy nos referiremos a estos componentes que pueden llegar a ser tóxicos que figuran en muchos de los productos fabricados para nuestros pequeños, elementos de que no todo el mundo habla.

Evita comprar productos que estén confeccionados en cuero de imitación, ya que pueden contener plomo. En ocasiones sin saberlo compramos bolsos o mochilas que están creados a partir de cloruro de polivinilo, un componente que se estabiliza con plomo. Recordemos que el plomo es muy dañino, tóxico y venenoso.

Existen muchas organizaciones que se encuentran trabajando para evitar que se sigan confeccionando productos en base a este material. Para proteger el desarrollo del cuerpo y el cerebro de tus pequeños evita comprar accesorios de plásticos blandos o cuero de imitación, en especial los que son de un tono rojo brillantes o color amarillo.

Tampoco debes comprar productos con ftalatos. Muchos de los productos plásticos que tienen un origen o una fabricación desconocida pueden estar fabricados con componentes dañinos como el ftalato, un componente que puede ser reconocido como un plastificar. Los ftalatos se emplean para lograr que los plásticos sean más flexibles y difíciles de romper.

Los ftalatos generan alteraciones hormonales que causan problemas en la salud, entre ellos problemas de fertilidad o desarrollo del sistema reproductivo.

Una investigación realizada hace algunos meses se dedicó a analizar diferentes productos escolares de marcas como Disney, Spider Man y Dora la Exploradora, entre los productos analizados se encuentran las mochilas, impermeables, botas para lluvias, descubriendo que el 75 por ciento de los productos contaban con altos niveles de ftalatos.

Vía | Descubre el verde
Foto | Flickr – Joaquin Sanchez

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 febrero 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *