28 mayo 2009 Educación, Entretenimiento, Juegos y juguetes, Libros, Padres y madres

jugar a inventarnos cuentos

Ya os hemos comentado en otras ocasiones los innumerables beneficios que aportan en nuestros niños la lectura de los cuentos. Desde recién nacidos, nuestros pequeños han de tener contacto con el mundo de los libros, eso hará que su inteligencia e imaginación se estimulen y crezca rodeado de sensibilidad y mayor autonomía.

Pero si, además, somos capaces de sacarle el máximo partido a nuestra imaginación y crear o recrear cuentos que se adaptan a ciertas necesidades de nuestro pequeño, entonces haremos que sea un niño más creativo y más despierto. Con nuestra capacidad de inventiva podemos enseñarle valores o enfrentarse a sus miedos o despertar su curiosidad en determinadas materias.

Aquí te dejamos algunas pistas para que puedas crear tus propios cuentos personalizados.

  • Realidad y ficción. El punto de partida puede ser una situación rea vivida por el niño: “Érase una vez un perro muy grande por eso los niños se asustaban al verlo y salían corriendo, pero Roberto era un niño muy valiente que un día se escondió detrás de un árbol para observarlo y se dio cuenta que…” Esta es sólo una idea que ayudará al pequeño a enfrentarse y comprender ciertas angustias que vive en su vida cotidiana.
  • Cuentos al revés. Esta idea les provoca mucha risa y se diviertan oyendo como sus personajes favoritos actúan de forma contraria a como lo conocen: “Caperucita era una niña desobediente que, además, asustaba a los lobos que vivían en el bosque y que, como era tan golosa, se comía la comida de la abuelita”.
  • Personajes amigos. Otra idea es, utilizando un cuento tradicional, incorporar al niño en la historia, al mismo tiempo que al personaje en la vida del niño. “Cuando tú naciste vino a traerte un regalo Blancanieves porque estaba paseando por el bosque y se encontró un chupete mágico que llevaba tu nombre”.
  • Los juguetes narradores. Poner voz a su peluche o muñeca favorita es una buena idea para que permanezcan atentos a lo que les cuenta su juguete. ¿Cómo llegó hasta su cuarto?, ¿de qué lugar venía hasta llegar aquí?… un objeto, aparentemente inanimado, puede tener muchas aventuras que contar a nuestro pequeño.
  • Palabras nuevas. Selecciona tres palabras que no conozcan su significado. A lo largo de la historia se irán presentando, conociéndose y disfrutando de mil aventuras. “Érase una vez una locomotora que conoció a un camaleón que llevaba una lupa en la mano”
  • Vía | Guía del Niño
    Más información | Consejos para leer un cuento a tu hijo

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 mayo 2009
  2. Cuentos para educar en valores 5 junio 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *