30 agosto 2011 Ocio, Otros, Padres y madres

Riesgo de ludopatía para las madres que no trabajan fuera
No juego a nada que implique apostar dinero, salvo alguna excepción con la quiniela o la lotería muy de vez en cuando. No es que no me guste, es que le tengo mucho respeto. Se lo que es la ludopatía, lo relativamente fácil que es caer en ella, lo que provoca en una persona y prefiero no tentar a la suerte. Si tenemos en cuenta que un millón y medio de españoles son ludópatas, de los que el 31 por ciento son mujeres y que de ellas el 80 por ciento no trabaja fuera de casa, creo que hago bien manteniéndome lejos.

Para las mujeres el juego es una forma de eludir los problemas, hacer frente a la soledad y el aburrimiento. No es que cuando eres madre y estás en casa te aburras, no hay tiempo para eso, pero ya hemos hablado del riesgo que hay de frustración. El juego sería una válvula de escape a una situación que no aceptas del todo. Y hay que tener en cuenta que la mujer adquiere la dependencia dos veces más rápido que el hombre.

La ludopatía en las madres, es también, según los expertos, una reaccción a la falta de un proyecto personal propio. Ya hemos hablado de ello, que te quedes en casa cuidando de los niños no significa que renuncies a tí como persona ni que seas ama de casa, entendiéndolo con su significado tradicional. Tienes que reservar espacio y tiempo para dedicarte a algo que te llene, sea físico o intelectual.

La época de mayor riesgo es cuando los hijos crecen y la madre siente que ya ha terminado su labor. Por eso no hay que esperar hasta entonces para completar o complementar tu vida. La ludopatía suele ir acompañada, depresión y alcohol son sus amigos principalmente. Además en la mujer causa más problemas. El ludópata es un enfermo, la ludópata una viciosa y una irresponsable, con lo que los problemas lejos de solucionarse, cada vez se agravan más.

Ante cualquier síntoma de depresión, consulta con tu médico. Las madres tenemos la responsabilidad de estar bien para poder atender bien a nuestros hijos y pedir ayuda cuando hace falta es lo mejor que podemos hacer por ellos. Si crees que el juego ya es un problema para tí, lo primero que debes entender es que es una enfermedad. Pide ayuda, contacta con un grupo y verás como con apoyo, voluntad y esfuerzo puedes salir de ello.

Foto | Flickr-Palomaleca
Más información | Reportero Digital

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 31 agosto 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *