22 mayo 2017 Embarazo, Parto

parto espontaneo o inducido

Uno de los temas que ocupa más páginas, y preocupaciones, dentro del mundo del embarazo es el de los nacimientos prematuros. La prontitud con la que un bebé decide nacer suele acarrear muchos problemas, especialmente si todavía sus órganos no están bien madurados. Problemas de salud que, en gran parte de los casos, los acarrean durante toda su vida. Pero frente a ello, también nos encontramos con aquellos bebés que no se deciden a salir del vientre materno, cumplidas las debidas semanas.

Se conoce como embarazo prolongado aquel que va más allá de la semana 40. En ese momento es cuando el bebé, de forma natural, debería buscar la vía para salir al mundo. Sin embargo algunos de ellos necesitan de la ayuda médica para nacer. Para saber si podemos esperar a que el bebé salga solo o planificar una cesárea, un equipo de investigadores de Valencia ha creado un novedoso dispositivo que ayudará en esta tarea.

Dos electrodos que miden los movimientos del útero

La Universidad Politécnica y el Hospital La Fe, de Valencia, han unido sus fuerzas para conseguir un sistema que va a detectar si la embarazada de 40 semanas va a tener un parto natural o necesitará ayuda médica. Se trata de un equipo portátil y compacto que lleva dos electrodos con los que monitoriza la señal del útero, para de este modo comprobar si está preparado para el parto.

Estos electrodos, que son iguales a los que se utilizan para los electrocardiogramas, se colocan sobre el abdomen de la mujer para registrar los movimientos del útero. Esta señal es transmitida, de manera inalámbrica, a un pequeño dispositivo. Dependiendo de los resultados habría que tomar una decisión con el fin de asegurar el bienestar, tanto de la madre como del bebé.

parto natural o inducido

Una planificación más ventajosa para todos

Hasta el momento, la forma de conocer el estado del bebé una vez se ha cumplido la semana 40 y si está dispuesto a nacer, era de forma intuitiva, por eso se suele prolongar, al menos dos semanas más. Pasado este periodo, si el parto no se producía de forma natural se programaba una cesárea a fin de evitar los graves problemas que puedan derivarse de un embarazo demasiado prolongado.

Con este sistema, llegada la semana 40, se va a conocer si nos vamos a enfrentar a una cesárea por lo que la planificación será más certera, evitando riesgos adicionales que puedan asociarse a una operación de urgencia y mejorando los recursos hospitalarios.

Vía | Uno más uno
Fotos | Bebe i mame y Salud y psicología

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *