9 febrero 2011 Lactancia, Noticias

La introducción temprana de alimentos sólidos puede causar obesidad en el bebé

Es evidente que el sobrepeso u obesidad infantil es uno de los temas más problemáticos y controvertidos de nuestra época. Para ello, y de forma continuada, se van realizando estudios que determinen cuales pueden ser las causas de este alarmante aumento en el desarrollo físico de nuestros niños. Poco ejercicio, comidas poco saludables y malos hábitos en la vida diaria, son algunas de las claves pero ¿qué sucede cuando nuestro niño es todavía un bebé?… ¿qué causas, genéticas o no, pueden desembocar en un niño con problemas de peso?

Ahora nos llega una nueva investigación desde Estados Unidos que nos cuenta que los bebés criados con leche de fórmula y que se inician de forma temprana en los alimentos sólidos, tienden a ser más obesos. De igual modo viene a reforzar la teoría de que aquellos alimentados con leche materna tienes menos probabilidades de padecer sobrepeso.

Este estudio, realizado en el Hospital Niños de Boston por un equipo encabezado por la doctora Susanna Huh, ha sido realizado a 850 niños y sus mamás durante tres años. Pasado ese periodo de tiempo se comprobaron los resultados llegando a resultados esclarecedores.

Los bebés amamantados y que habían iniciado su experiencia en alimentos sólidos entre los 4 y los 6 meses, tenían una posibilidad entre catorce de ser niños gorditos a los 3 años. Índice que aumentaba en aquellos alimentados con leche de fórmula o destetados tempranamente y que empezaron a comer sólido antes de los 4 meses. En esta ocasión, uno de cada cuatro niños tenía sobrepeso a los 3 años.

También llegaron a la conclusión que cuanto más tardaron en introducir la alimentación sólida, menor era el porcentaje de sufrir excesos de peso. Por ello, la doctora Huh afirma que “cómo se alimenta a un bebé y cómo aprende a comer influye en su posibilidad de ser obeso”.

Vía | Público
Foto | Tipete

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 febrero 2011
  2. La microflora intestinal del bebé es distinta a la del adulto 25 agosto 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *