8 octubre 2010 Embarazo, Salud

embarazada

Durante la gestación las hormonas registran un fuerte aumento, como consecuencia de ello el pH de la región genital cambia, y eso puede provocar algunas complicaciones. Entre ellas, infecciones del tracto ginecológico.

El pH de la zona vulvar es ácido e inferior al de otras regiones de nuestro cuerpo. Normalmente se encuentra entre 3.8 a 4.2 con la finalidad de impedir el crecimiento de bacterias. La mujer embarazada tiene diferentes cambios hormonales que comprometen directamente la capa protectora acida, y que pueden inducir un aumento del pH normal.

El aumento del pH altera el equilibrio en detrimento de la flora habitual, y provoca la proliferación de gérmenes patógenos en la zona genital. Por este motivo el embarazo es una de las etapas de la vida de la mujer más vulnerable para contraer infecciones en el tracto ginecológico. Para resguardar la zona lo mejor es mantener la zona intima limpia y bien protegida.

Higieniza tu zona intima con un jabón especial con pH acido que limpie con mayor eficacia, hidrate y ayude a prevenir infecciones. Trata de no usar desodorantes íntimos, talcos, aromatizantes, sales o burbujas de baño.

Evita depitarte o rasurarte la zona genital. No uses tampones para el flujo. Si llegas a ver cambios en tu flujo vaginal, picazón, ardor o mal olor nunca te automediques (recuerda que estas embarazada y que puede ser altamente peligroso), siempre consulta con tu médico.

Usa ropa interior de algodón o que tenga recubierta la zona de contacto con tela de algodón. Evita también que la ropa interior sea de un tamaño muy pequeño. Lava tu ropa interior con jabón en pan y suavizante y enjuágala bien para que no queden residuos.

Vía | Ser Padres Hoy
Foto | Flickr – Patricil

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 octubre 2010
  2. El tacto vaginal y sus riesgos 8 febrero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *