9 marzo 2017 Fertilidad, Noticias

embarazo-imc

Esta es una de las conclusiones de la primera jornada del encuentro “Temas Actuales de Reproducción Asistida” que está teniendo lugar estos días en Madrid y que han organizado la Fundación Ginefiv, la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de Alcalá. Los expertos que se han dado cita en este evento también han alertado de que el retraso en la maternidad supone mayores dificultades a la hora de quedarse embarazada y de que el Síndrome de Ovario Poliquístico es la causa más común de infertilidad femenina.

Según explica la doctora González Villafáñez, ginecóloga de Ginefiv, las mujeres con un índice de masa corporal superior a 30 reducen en un 33% su fertilidad, mientras que aquellas con un IMC mayor a 35 llegan a ver sus posibilidades de ser madres reducidas a la mitad. Conforme más alto es el IMC, más alto es también el riesgo de aborto.

Pero también los hombres tienen problemas de fertilidad relacionados con el peso. Un varón obeso triplica sus alteraciones en el esperma si se compara con otro con un peso adecuado y además puede ocasionar disfunción eréctil, entre otros problemas.

La reserva ovárica decae con los años

Además del sobrepeso, el retraso de la maternidad reduce las posibilidades de concebir de manera natural. Actualmente, la edad más habitual en las clínicas de reproducción asistida es de 38 años, cuando la capacidad de quedarse embarazada de forma natural es del 17,9%.

A partir de los 32 años, una de cada diez mujeres presenta una bajada de la reserva ovárica lo que empieza a reducir sus opciones de embarazo.

El Síndrome de Ovario Poliquístico, la causa más común de infertilidad

Los expertos han analizado también las patologías más frecuentes entre las mujeres y que de manera directa influyen en la capacidad reproductiva. Es el caso del Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP), la principal causa de infertilidad femenina en un 10% de la población.

Se trata de un trastorno metabólico causado por un desequilibrio hormonal que repercute en una resistencia a la insulina. Entre los problemas que causa el SOP están la infertilidad, pero también el aumento de peso, incremento del vello y la irregularidad en la menstruación. Una correcta alimentación y la detección precoz son fundamentales para prevenir los síntomas asociados a esta patología.

En estas jornadas de reproducción asistida se abordan también otros temas como los avances más recientes de la reproducción asistida humana, la maternidad subrogada en España o la ampliación de los métodos y posibilidades de la genética aplicada a la reproducción asistida.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *