20 febrero 2009 Consejos, Juegos y juguetes

Disfraz India
Decíamos en el anterior post que una vez que tenemos prendas de vestir básicas combinables según los colores, podemos decidir el disfraz más fácil para tu hijo. Algunos que resultan muy recurrentes y sencillos de preparar son el de indio y el de bruja. En ambos lo más importante son los complementos, por lo que cualquier básico puede servirte. Sin embargo, no olvides que un indio no puede ir sin sus plumas, igual que una bruja no dejará su gorro y su escoba.

El indio lo puedes solucionar con un pantaloncito vaquero y un jersey con dibujos entrelazados al que le añadiremos unos flecos (bien con lana gruesa o incluso con tiras de rafia o cartulina. En lugar del jersey puedes ponerle una camiseta de cuello vuelto y encima una especie de túnica decorada o algún poncho que ya no uses. Es importante ponerle una cinta alrededor de la cabeza con, al menos, una pluma. Le pueden incluir algún collar étnico y las rayitas de la cara harán el resto.

La bruja sólo necesita una túnica o capita encima de unos básicos siempre oscuros, preferiblemente negros, azul marino o azulón. En este caso lo más importante es el gorrito de punta al que se le pueden añadir unas estrellitas doradas o plateadas, o una hebilla. Lo que no puede faltar es la escoba. Una gran peluca con el pelo revuelto puede darle un toque de humor. Incluso al propio gorro le puedes pegar tiras de rafia o hilos de lana.

Aquí os dejo más ideas para disfrazarlo de pato, gnomo, seta o sirena o de pirata, gato o abeja.

Lo fundamental es no perder de vista la seguridad y la comodidad de nuestro hijo, por lo que debemos pensar en materiales seguros y pinturas y maquillajes hipoalergénicos. Si vas a pintarle la cara a tu hijo, antes de empezar debes aplicarle una buena capa de crema hidratante . Así te será más fácil aplicar el maquillaje y, sobre todo, retirárselo cuando acabe la fiesta. Asegúrate de que las pinturas que utilizas ofrecen garantías de calidad. Ten en cuenta que lo vas a aplicar sobre la piel de tu bebé.

Otro aspecto a valorar es que tu hijo tiene que ir al baño o le tienes que cambiar con frecuencia. Procura que el disfraz no te limite demasiado esta tarea, sino no compensará el esfuerzo. Además, es importante que las trabillas, hilos o cintas del disfraz sean elásticos y no aprieten y que no se desprenda ningún componente o pieza del propio disfraz que pueda ahogar al niño.

Como último recurso sabes que siempre puedes tirar de una gran peluca de colores y una nariz roja que combinan con casi todo. O te la pones tú y así acompañas a tu hijo.

Vía | Aquí mamá
Más información | Uno más en la familia. ‘Ideas para disfrazarle en el último minuto (I)’

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *