25 julio 2013 Recién Nacido, Salud

Tipos ictericia neonatal

La ictericia neonatal es el exceso de bilirrubina en sangre en los recién nacidos. La bilirrubina es la sustancia que se genera cuando nuestro organismo va reemplazando los glóbulos rojos de nuestra sangre, siendo el hígado el encargado de descomponer esta sustancia que ha de ser eliminada de nuestro cuerpo a través de las heces. Cuando este proceso no se produce la bilirrubina sigue quedando en la sangre produciendo distintos trastornos.

Aunque suele ser un mal bastante común en recién nacidos y, por regla general, no lleva a ningún trastorno mayor, es necesario tratarlo cuanto antes. La característica principal es ese tono amarillento que presenta en su rostro, haciéndose extensible al resto del cuerpo. Pero en la ictericia neonatal se distinguen distintos tipos, veamos cuales son.

Ictericia fisiológica. Es totalmente inofensiva y suele desaparecer entre las dos siguientes semanas tras el nacimiento. Se produce cuando el bebé no ha madurado del todo su hígado para que realice la función de descomposición de la bilirrubina, algo que hacía su madre por él durante la gestación.

Ictericia del bebé prematuro. Se trata del mismo caso que la icteria fisiológica pero con el agravante de que su hígado todavía está más inmaduro que el de un bebé que ha nacido tras todo el embarazo. Es necesario tratarla con sumo cuidado.

Ictericia asociada a la lactancia materna. Puede producirse por dos motivos: uno que el bebé no quede suficientemente alimentado y segundo que su hígado quede afectado y no sepa descomponer la bilirrubina lanzándola hasta los intestinos para ser expulsada. En ambos casos necesita la ayuda de los expertos para una buena administración de su alimentación.

Ictericia por incompatibilidad sanguínea o Rh. Puede suceder cuando la madre y el bebé tienen grupos sanguíneos o Rh distintos. En este caso los anticuerpos de la madre pueden invadir la sangre del bebé destruyendo los glóbulos rojos e impidiendo el proceso de destrucción de la bilirrubina. En la actualidad hay tratamientos para la madre que anulan este efecto.

Ictericia neonatal grave. Puede producirse por distintos motivos: infección, malformación de células sanguíneas, genética, niveles bajos de oxígeno… y en todos los casos debe ser tratada con medicamentos.

Vía | Entre chiquitines
Foto | Pequelia

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 26 julio 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *