10 febrero 2011 Embarazo, Padres y madres, Salud

La hipertensión en el embarazo aumenta el riesgo de sufrir un ictus
El ictus es una enfermedad cerebrovascular que afecta a los vasos sanguíneos que riegan el cerebro. Se conoce también como Accidente Cerebrovascular (ACV). Uno de los factores de riesgo para sufrir un ACV es ser hipertenso. Un estudio ha relacionado la hipertensión en el embarazo y el parto prematuro con un mayor riesgo para la madre de sufrir un ictus en el futuro.

En las mujeres entre 15 y 40 años el riesgo de sufrir un ACV es de una de cada 300. Sin embargo, entre las madres que habían tenido hipertensión gestacional, el riesgo se duplica y en los seis años siguientes al nacimiento es de uno por cada 150. Pero además, si el bebé había sido prematuro, la posibilidad de sufrir un ictus es de una entre 110. Para las mamás con parto prematuro y sin hipertensión el riesgo es de una por cada 225 personas.

Para tratar de prevenir la hipertensión en el embarazo y sus derivaciones más graves, la preeclampsia y la eclampsia, se aconseja no aumentar en exceso de peso, mantener una dieta sana, descansar suficientemente y hacer ejercicio moderado.

No hay manera de prevenir un ictus, pero conocer sus primeras manifestaciones clínicas y actuar rápidamente ayuda a limitar las consecuencias. La rapidez ante un ACV puede ser vital, cuanto más tiempo pase el cerebro o una parte, privado de oxigeno peores serán las consecuencias. Si sospechas que alguien está padeciendo un ictus pídele que sonría, que levante los brazos y los mantenga erguidos y que diga una frase coherente. Si alguna de esas tres cosas no puede hacerla o las hace mal, hay que llamar inmediatamente a urgencias.

Vía | Medline Plus
Foto | Flickr-Mr. T in DC

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 10 febrero 2011
  2. Problemas del corazón tras embarazo: Miocardiopatía periparto 22 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *