31 marzo 2017 Educación, Otros

Niño aprendiendo

Es evidente que antes de ser padre tuve una grandísima cantidad de dudas. Algo normal, teniendo en cuenta que traer un niño al mundo no es solo el momento de dar a luz, sino darle de comer, educarlo, enseñarle lo que tiene que hacer, cambiar pañales, hacer biberones y un largo etcétera. Aunque en mi caso tuve la ayuda de varias personas, en base a sus experiencias, y también las consultas que realicé en la red, seguí teniendo algunas dudas.

La pregunta es ¿disponíamos de toda la información necesaria acerca de cómo cuidar a nuestro hijo? Incluso tendríamos que formular la cuestión teniendo en cuenta a todos los padres: ¿han estado convenientemente informados? Es evidente que no. Y por una razón muy sencilla: es casi imposible conocer por completo todos los aspectos que conciernen a un recién nacido. Mientras que sabremos los conceptos básicos y más habituales, existen cosas que son aleatorias y que es muy posible que ni siquiera lleguemos a aprender.

A la más que posible falta de información tenemos que añadir la variedad de opiniones. Y es que, si buscamos en Internet, veremos que cada persona piensa diferente acerca de los temas a tratar. Un ejemplo: algunos padres piensan que, cuando los niños lloran por enfado, tenemos que consolarlos. Otros prefieren dejarlos en ese estado hasta que se tranquilicen. ¿Cual es la actitud correcta?

Si vais a tener un niño o ya lo tenéis, nuestra recomendación es que consigáis la mayor cantidad de información con el fin de no cometer errores. Las experiencias personales, de hecho, me han sido muy útiles. Eso sí, actuad con lógica y siempre buscando el bienestar del crío. Gracias a las buenas decisiones, sin duda, se llegan a éxitos en cuanto a la crianza de los retoños. Y eso, claro, les proporcionará felicidad.

Vía | BabyCentre
Foto | Pixabay – fujikama

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *