21 abril 2010 Consejos, Desarrollo, Salud

Hay que vigilar lo que dejamos al alcance de los bebés para evitar ahogamientos
Anualmente 2 millones y medio de niños estadounidenses sufren un episodio de atragantamiento, de ellos mueren 2.000, la mayoría menores de 3 años. Aunque ese es el promedio de edad, la mitad de los pequeños tiene menos de dos años. Los alimentos y los objetos inorgánicos son los principales responsables. Desde los seis meses, más o menos, los bebés exploran el mundo a su alrededor con las manos y la boca. Lo chupan todo como parte de su aprendizaje. Por eso es muy importante que despejemos las zonas donde están de elementos peligrosos.

El peligro aumenta cuando el pequeño comienza a caminar. Aunque estemos todo el tiempo pendientes, en un despiste de un segundo, puede haberse llevado algo a la boca que no debería. Lo mejor es que no exista esa posibilidad. Además debemos tener en cuenta que los niños no tocan las cosas hasta que lo hacen, no podemos confiarnos.

El doctor Lee Sanders considera importante que se alerte a los padres sobre los peligros de los objetos, como ya se hizo en Estados Unidos sobre los alimentos. Pero recuerda que muchos de los casos de ahogamiento se resuelven satisfactoriamente y no están incluídos en los datos que dábamos al principio, lo que reduciría el porcentaje de muertes.

Cuenta que hay una prueba que yo no conocía, si algo cabe por el tubo de un rollo de papel higiénico, es demasiado pequeño para estar al alcance de un niño. Con ese tamaño puede provocarle asfixia si se lo mete en la boca.

Vía | Medline Plus
Foto | Flickr-Sean Dreilinger

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 21 abril 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *