22 octubre 2015 Entretenimiento

fantasma plato papel

Halloween está a la vuelta de la esquina y ya debemos ir pensando y ultimando los detalles que nos acompañarán esa noche tan especial. Uno de esos ingredientes, y que siempre resulta divertido, tanto preparándolos como disfrutándolos, es la decoración. Murciélagos, fantasmas, brujas o calabazas inundan las casas que, de repente se convierten en auténticos pasajes de terror.

Lo más sencillo es ir a un bazar y comprar lo que necesitemos, pero ¿qué te parece si lo hacemos en casa? A veces no es necesario gastar una gran suma de dinero, además de este modo mantenemos a los peques entretenidos y fomentamos su imaginación. Si os animáis, aquí os dejo este simpático y divertido fantasma que hemos realizado con un plato de papel o plástico.

Los materiales que vas a necesitar son bien sencillos: un plato de papel o plástico, cartulina blanca y negra y papel blanco.

Lo primero es hacerle la cara. Para ello vamos a utilizar la cartulina negra en la que vamos a recortar dos círculos con los que formale los ojos, y otro círculo más grande para la boca. Podemos elegir la expresión que más nos guste. Con cara de tristeza, de susto, de enfado… de ahí que podemos recortar la boca con la forma adecuada. Luego lo vamos a pegar al plato por la parte trasera.

El siguiente paso es hacerle unos brazos con la cartulina blanca, y también los pegamos, esta vez los pegaremos por la parte de delante. Por la misma parte que vamos a pegar, también, unas tiras de papel blanco simulando la sábana de nuestro monstruoso fantasma. Para que quede más ligero podemos utilizar papel de seda o, incluso, higiénico.

Vía | Crafty Morning (en inglés)

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *